Aflatoxinas, cómo quitar el moho de las nueces

 

aflatoxinas- nueces

Hace mucho tiempo quiero hablarles de un tema importantísimo en nuestra alimentación: las aflatoxinas o mas comúnmente conocidos como mohos.
En mi formación como GAPS diet Practitioner, la Dra Natascha Campbell McBride, le dedico bastante tiempo a la importancia de cómo esta micotoxina, altera todo nuestro ecosistema interno.
Yo ya había leído sobre el tema de mano de la Dra Hulda Clark, un personaje bastante controversial, pero que ha dejado algunos conceptos que a mí personalmente me han ayudado mucho y quiero compartirlos aquí para que puedan optimizar sus dietas.
Buscando informaciones que me ayuden a explicarles que es realmente este tipo de moho, encontré un articulo escrito por el Dr. Axe, que me pareció super completo, así es que me tome la libertad de traducir los puntos más importantes sobre este tema – por demás relevante- especialmente si estas pasando por algún tipo de trastorno inmunitario.

¿Qué es la aflatoxina?

Articulo del Dr. Axe

La aflatoxina es un tipo de moho que se considera un carcinógeno humano. Se encuentra en ciertos alimentos comúnmente consumidos, incluidos los cacahuetes, la mantequilla de maní y el maíz, y es más dañino en algunas partes del mundo donde las personas consumen gran cantidad de estos alimentos, como Asia y África. Las especies de moho que se combinan para formar aflatoxinas crecen en los suelos cuando las condiciones son las adecuadas. Incluso cuando los alimentos, plantas, heno y granos en descomposición se amontonan en áreas con alta humedad y temperaturas.

En realidad, hay al menos 13 tipos diferentes de mohos tóxicos de aflatoxinas naturales que los investigadores han podido identificar. De las 13 especies, el tipo llamado aflatoxina B1 se considera el más tóxico, capaz de causar problemas de salud como enfermedades hepáticas o cáncer, respuestas autoinmunes, problemas digestivos y en casos raros incluso la muerte.

¿Qué puedo hacer para evitar los mohos (aflatoxina) y disminuir el riesgo de síntomas que puede causar como alergias y fatiga?
La aflatoxina ingresa al cuerpo a través de ciertos alimentos, especialmente granos y legumbres, por lo que realizar cambios en tu dieta es el primer paso.

¿Qué hace la aflatoxina y de dónde viene?

Desde el punto de vista químico, la aflatoxina es un tipo de “micotoxina” que es producida por dos especies diferentes de moho: Aspergillus flavus y Aspergillus parasiticus. Existen mohos naturales en todo el mundo y se concentran principalmente en el suministro de alimentos para humanos en áreas con climas húmedos y cálidos. También es posible que se formen mohos de aflatoxinas en granos cultivados en malas condiciones, como los que sufren sequías.

La aflatoxina parece afectar las formas en que las células se reproducen y también se dirige al hígado, afectando la forma en que otras sustancias son metabolizadas y eliminadas, y posiblemente aumentando las reacciones alérgicas a los alimentos.

Existen muchos tipos diferentes de mohos y hongos que pueden crecer en los alimentos, incluidas varias especies de micotoxinas, pero la aflatoxina ha llamado más la atención que la mayoría porque los estudios han encontrado pruebas claras de su potencial para causar efectos carcinogénicos.

Desafortunadamente, la aflatoxina se abre paso en algunos alimentos populares “saludables” que en realidad no lo son tanto. El nivel de contaminación por aflatoxinas en un alimento, variará según la ubicación geográfica, junto con la forma en que se cultivó. Además, una vez recogidos los cultivos, importa cómo se manejan, procesan y almacenan, ya que todos estos factores pueden afectar si las aflatoxinas pueden sobrevivir y prosperar. Algunas investigaciones muestran que los cultivos que se cosechan en lugares húmedos como Brasil y China tienen más probabilidades de contener aflatoxinas.

Síntomas de la aflatoxina y riesgos para la salud

Las personas que viven en países del Tercer Mundo son más propensas a verse afectadas por los efectos negativos del envenenamiento por aflatoxinas, pero esto no significa que las naciones desarrolladas sean totalmente seguras. El consumo de “cultivos básicos” que pueden contener aflatoxinas, como el maíz y los cacahuetes, se utiliza en todo el mundo, e incluso un poco de aflatoxina en el suministro de alimentos puede terminar propagándose y causando problemas. La gravedad de la aflatoxina en una persona dependerá de factores como su estado de salud actual, el nivel y la duración de la exposición, la fortaleza de su sistema inmune y digestivo y la calidad general de su dieta.

Hay dos formas en que generalmente ocurre la contaminación por aflatoxinas: o alguien consume grandes cantidades  y experimenta “envenenamiento”, o lentamente adquieren aflatoxinas con el tiempo en cantidades más pequeñas. Según la FDA, el envenenamiento es relativamente raro pero más peligroso y puede ocasionar problemas como cáncer de hígado, trastornos mentales, reacciones digestivas, coma, hemorragias y mala absorción.

A largo plazo, algunos de los síntomas que la exposición a la aflatoxina podrían causar:

  • alergias a los alimentos
  • reacciones de enfermedades autoinmunes
  • inflamación que afecta el corazón
  • daño a los órganos digestivos incluyendo el hígado y los riñones
  • posiblemente un mayor riesgo de cáncer de hígado, hepatitis viral (VHB) o infestación de parásitos
  • deterioro del crecimiento y desarrollo

 

¿Cómo evitar los alimentos con aflatoxinas y generar una exposición más baja?

Los alimentos y cultivos con mayor probabilidad de estar contaminados con aflatoxinas incluyen:

  • maíz
  • leche y queso (raramente)
  • nueces (especialmente almendras, nueces de Brasil, pacanas, pistachos y nueces)
  • granos, incluida la quinua
  • soja
  • higos
  • especias secas

Los expertos creen que la mayor amenaza de aflatoxinas para la salud humana en todo el mundo es la contaminación del maíz, ya que es un cultivo básico ampliamente consumido en muchas partes del mundo del que dependen las personas. El maíz tiende a cultivarse en climas húmedos que probablemente tengan suelos contaminados. La propagación de aflatoxinas en el maíz puede ser difícil de controlar debido a la enorme cantidad en la que se ha cultivado, por cuánto tiempo se almacena y con qué frecuencia se procesa para formar otros alimentos que se enviarán a nivel mundial. Debido a que algunas poblaciones que comen mucho maíz pueden tener inmunidad deteriorada, la aflatoxina en el maíz es una gran preocupación para la formación de la enfermedad hepática.

La aflatoxina en los cacahuetes es otra gran preocupación por las mismas razones. Los maníes se consumen en grandes cantidades en países de Asia y también en los EE. UU., Además de que se usan en muchos otros tipos de alimentos procesados ​​(mantequilla de maní, cereales, bocadillos empacados como galletas, helados, etc.).

¿Cocinar los cacahuetes (maní) y el maíz ayuda a reducir la aflatoxina?

Los mohos de aflatoxinas no se eliminan por completo incluso cuando se procesan o tuestan maíz, granos de maní u otros alimentos, por lo que incluso pueden aparecer en productos como la mantequilla de maní y muchos productos procesados. Los procedimientos agrícolas utilizados en el procesamiento del maíz, las legumbres, la soja y los cacahuetes pueden ayudar a reducir la contaminación, pero el riesgo aún no puede eliminarse por completo.

Una buena noticia es que los procesos tradicionales utilizados para hacer tortillas de maíz, que emplean condiciones alcalinas o pasos oxidantes, pueden ayudar a matar a las aflatoxinas ya que el moho tiene dificultades para resistir estos ingredientes.

Razones para remojar y germinar tus granos, nueces y legumbres:

Algunos estudios han encontrado que sumergir y fermentar granos y nueces puede disminuir la presencia de aflatoxinas de manera significativa. El Departamento de Ciencia de los Alimentos y Biotecnología de la Universidad de Dongguk en Corea realizó experimentos para evaluar los efectos de remojar /germinar / fermentar soja en el nivel de aflatoxina B1 que pudo sobrevivir. Descubrieron que estos procesos disminuían significativamente los niveles de aflatoxinas, al igual que el calentamiento de la soja a altas temperaturas.

Los procesos de calentamiento realizados a temperaturas entre 100 y 150 ° C (igual a 221-302 ° F) durante 90 minutos redujeron significativamente el nivel de AFB1 en 41.9 % y 81.2 %, respectivamente. Sin embargo, esta no es exactamente una gran solución porque el calor alto tiene la capacidad de alterar otros nutrientes que se encuentran en las legumbres, destruir las vitaminas y convertirlas en “rancias”.

Un estudio de 2015 publicado en el International Journal of Food Microbiology encontró un fuerte apoyo para remojar, germinar y fermentar granos, nueces y legumbres debido a cómo el ácido láctico y otros tipos beneficiosos de bacterias terminan por minimizar los efectos de las aflatoxinas. El ácido láctico producido durante la fermentación reduce el crecimiento de moho y la producción de aflatoxinas debido a la competencia por nutrientes entre las células bacterianas y el moho / hongos. (10) El ácido láctico parece unirse finalmente a las aflatoxinas en granos, legumbres y nueces, corta su suministro de energía y también aumenta la disponibilidad de otras proteínas beneficiosas, vitaminas y enzimas (Fermentar, definitivamente ¡es lo más!- comentario mío -)

Consejos que pueden ayudar a disminuir las aflatoxinas

¿Se preguntarán qué más pueden hacer para evitar los síntomas de aflatoxina? Aquí hay varios consejos para comprar y manejar alimentos:

  • No guardar granos y nueces (maíz, maní, almendras, por ejemplo) durante largos períodos de tiempo.
  • Trata de consumirlos idealmente en 1-2 meses
  • Compra los ingredientes más frescos que pueda, idealmente aquellos cultivados en tu zona y no los importados. Los pequeños vendedores de buena reputación que cultivan productos orgánicos tienen más probabilidades de cosecharlos en el momento adecuado y mantenerlos almacenados adecuadamente.
  • Almacena los granos, el maíz y las nueces en lugares secos y frescos para evitar el crecimiento de moho. Incluso puedes congelarlos para prolongar la frescura.
  • ¡Remoja, germina y fermenta granos, frijoles, legumbres, nueces y semillas antes de comerlos! Este es un paso fácil que puede hacer en casa que no lleva mucho tiempo, aumenta la disponibilidad de nutrientes y ayuda a disminuir la presencia de “antinutrientes” y el moho.
    Fuente: Dr. Axe

Cómo quitar las aflotoxinas y los inhibodores de las nueces, paso a paso en este video:

Aquí les dejo un video para enseñarles como quitar los mohos e inhibidores de las nueces. Lo hice bajo el método de la Dra Hulda Clark.

Te mando un abrazo enorme, Caro.

Caldo de huesos para la resaca


caldo de huesos para la resaca

En mi familia tradicionalmente mi abuelo preparaba un buen caldo de gallina para la resaca del 1ro de enero. Según cuenta mi mamá, el decía que revivía muertos ja, ja, ja y por tradición, en mi casa había sopa cada comienzo del año aún con 30 grados de calor (Navidades en Argentina)
Nunca pensé en escribir sobre esto, pero mi marido me dijo: te prometo que muchos van a necesitar de ese brebaje tan maravilloso el 1ro de enero. Así es que me decidí hacer esta nueva entrada al blog explicándote como hacer el mejor caldo de huesos, y entender por qué es más poderoso que la sales efervescentes.

La historia detrás del alimento: el tuétano

caldo de huesos para la resaca

Hace unos días empecé a leer el libro: “Sapiens: de animales a dioses”, encontré una explicación mucho más detallada históricamente (y no nutricionalmente) de la importancia del colágeno, la grasa y minerales en nuestra evolución. Según cuenta Yuval Noah Harari, en la época en la que aún no realizábamos caza de animales mayores, subsistíamos a base de recolección de plantas, insectos, caza de pequeños animales, y finalmente de la carroña.
Uno de los usos de los primeros utensilios de piedra fue el de romper huesos para llegar a la médula. Algunos investigadores creen que este fue nuestro nicho original. Así es como los primeros humanos se especializaron en extraer tuétano de los huesos. ¿ Y por qué la médula? El autor te invita a imaginar una situación: un león caza una presa. Come y deja los restos, nosotros observamos desde lejos y esperábamos pacientemente nuestro turno luego de las hienas y chacales. Antes, no nos atreveríamos a interferir con ellos. Solo una vez que estábamos seguros de no correr riesgos, nos acercaríamos sigilosamente al cadaver y después nos dedicaríamos al único tejido comestible que queda: el tuétano.
Así es como evolutivamente los huesos forman parte de nuestra base nutricional.

Caldo de huesos: la mejor bebida digestiva natural existente

caldo de huesos para la resaca

¿Recuerdas cuando eras pequeño, tumbado en la cama y enfermo?. Seguramente que para sentirte mejor te han dado una rica y calentita sopa, ¿verdad?, con certeza te sentiste mucho mejor. En mi casa era así, de hecho cuando me dió gripe A hace unos pocos años, mi cuerpo me pedia tomar ese reconfortante líquido y el mensaje fue tan claro y contundente, que -prometo- no lo podia creer. Así es como podría casi asegurar que esa sopa casera que tomamos cuando eramos niños pudo haber sido caldo de huesos. 
Este caldo se elabora cuando los huesos de animales (generalmente pollo, pavo, ternera, cordero o pescado) se hierven a fuego lento durante al menos 8-10 horas y liberan poderosos nutrientes al agua. También se le puede agregar verduras y diversas especias para aumentar el valor nutricional. Sin embargo, los nutrientes de los huesos son suficientes para mejorar la salud intestinal y la salud en general. El caldo de huesos tiene muchos beneficios, además de combatir el resfriado común y la gripe, también ayuda a sanar un intestino permeable, reduce la inflamación y reduce el dolor en las articulaciones (solo por nombrar algunos).
Te estarás preguntando por qué comer (o debería decir beber) este caldo puede tener efectos curativos tan poderosos en tu salud, 
aquí te enumero algunos puntos para que los tengas en cuenta. beneficios del caldo de huesos

  1. Reduce el dolor de las articulaciones.
  2. Inhibe infecciones causadas por virus de la gripe o resfriado.
  3. Combate la inflamación.
  4. Promueve huesos fuertes y saludables.
  5. Ayuda a desintoxicar el higado y el sistema digestivo.
  6. Mejora las funciones digestivas.
  7. Gracias a la gelatina (colágeno) promueve el crecimiento saludable del pelo y las uñas.
  8. Suministra importantes minerales como el magnesio o calcio.
  9. Ayuda a prevenir la perdida de masa muscular.
  10. Mejora el sueño, memoria y cognición.
  11. Fuente de aminoacidos esenciales y no esenciales
  12. El caldo cura el intestino principalmente al alimentar a sus células con los azúcares proteícos conocidos como glicosaminoglicanos (GAG)
  13. Es un refuerzo de la líbido que ayuda a hombres y mujeres a mantener la actividad sexual en la vejez.

Receta paso a paso con video

Ahora que ya sabes todo esto, vamos a prepararlo y para que no te pierdas ni un solo detalle aquí les comparto un extracto del video que hice para mi programa Revivir Detox.

Disfruten y diviértanse muchísimo en este fin de año, festejen a lo grande por todas las conquistas y tomen responsabilidad (no culpa, eso es otra cosa) por todos aquellos los errores cometidos, que nos sirven para aprender y ser mucho mejores cada día.

Los abrazo con todo mi corazón y les deseo un ¡feliz 2018!

Con amor,
Carolina

Black Friday solidario


El Black Friday es una nueva tradición de consumismo, el cual, para ser muy sincera, no soy para nada adepta. De hecho, cuando viví en EEUU, quise ver con mis propios
ojos de que se trataba, fui a las tiendas y de verdad, lo recuerdo con mucha tristeza.

No me gustó.
Nada de nada…

Pero en esta vida aprendí que es uno quien decide ver elvaso medio lleno o medio vacío y me he dado cuenta que cuando lo veo medio lleno, es más fácil.

¿Cómo Cocina Sapiens puede hacer de Black Friday un día positivo para ustedes y para otros?

Pues bien, a ustedes mis fieles lectores les daremos un 50% de descuento sobre todos mis productos en la tienda y lo recaudado lo donaremos en su totalidad a los damnificados
por el terremoto en Ciudad de Mexico.

La organización que he elegido para hacer llegar este dinero a todos aquellos que aun necesitan de nuestra ayuda es:

Aktion Deutschland Hilft  una organización alemana, sin fines de lucro, a la cual personalmente confío plenamente en la administración de esta donación que haremos todos juntos.

black friday Mexico

Para conseguir el descuento y contribuir a la donación, tienes que hacer lo
siguiente:

1. Dirígete a mi tienda online:   tienda de cocinasapiens

2. Elige el producto que deseas comprar

3. En el formulario de compras, introduzca el cupón: blackfriday

4. Finaliza la compra

black friday Mexico

IMPORTANTE: El cupón será válido hasta las 23:59 del viernes (Black Friday) 23.11.2017.
Todas las ganancias que se generen por esta acción serán destinadas por
completo a las victimas del terremoto en México.

Así es, como  finalmente con algo que muchos de nosotros no vemos con
buenos ojos, se puede convertir en un acto de solidaridad.

Para finalizar, aprovechando que hoy en EEUU se celebra el día
de acción de gracias, cerremos nuestros ojos unos minutos y
agradezcamos por todo lo maravilloso que acontece en nuestras
vidas, salud, familia, agua, un techo, alimentos, trabajo…que
claramente es un lujo que no todos podemos acceder, por eso
agradece cada vez que puedas.

Bendiciones de todos los que hacemos Cocina Sapiens.
Con todo mi amor,
Carolina.

Delicioso pan de masa madre sin gluten

Pan de masa madre sin gluten

Pan de masa madre sin gluten

Pan de fermentación natural con masa madre

Masa madre, es un cultivo de levaduras que nacen por obra y gracia de la combinación del agua, el aire y la harina. Pan, Brot, bread, pain o paõ no importa el idioma que uses, es para muchas culturas, base de la alimentación. Sinónimo de la abundancia por excelencia : “que nunca nos falte el pan, la salud y el amor” es lo que la mayoría de nosotros escuchamos y repetimos a lo largo de nuestras vidas, como manifestación de un deseo sincero, pero curiosamente ahora mismo, este alimento milenario que paradójicamente también es sinónimo de amor, salud y espiritualidad, está en la mira de todas las tendencias dietarias. ¡Malo, malísimo!, culpable de todos nuestros males :-P…Pobre pan, ahora le toca estar en el banquillo de los acusados, junto con su gran e incondicional compañero los lácteos.
No voy adentrarme en las bondades de la leche, porque no es el tema del día, pero ya lo haré a su debido momento, mientras me gustaría contarles cuales son las verdaderas razones por la cual el pan se transformó villano de la peli.

Alimento vs producto alimenticio

Desde que la industria se encarga de darnos de comer, nuestra salud ha comenzado a caer en picada. En muchos casos ya hablamos de pandemia: diabetes, obesidad, Alzheimer, cáncer, enfermedades autoinmunes y una lista enorme de dolencias que tienen como punto de origen la inflamación y el sistema digestivo …¿y a quién le han echado la culpa?, sí, sí al pan o mejor dicho al gluten. Algo que a mí personalmente me cuesta darle crédito, ya que el problema no es el gluten, si no en el estado dramático que tenemos nuestra flora intestinal a causa de una vida rodeada de excesos de toda naturaleza, generando deficiencias que podemos ver claramente. Por eso, miremos el todo, para tener una visión mas global de la situación y entender que no hay un factor culpable, si no que simplemente la vida moderna, nos pasa factura.

Si bien, son muchos los factores externos (e internos) que nos lleva a enfermar, el alimento es un denominador común en la mayoría de los casos.  Y esto no tiene que ver con el alimento en sí, si no porque hoy día, la mayoría de los sapiens, no cocina su comida desde cero y prefiere “ahorrar tiempo” comprando productos que desconoce totalmente su origen y como fue elaborado. Son muy pocos quienes se toman el trabajo de leer etiquetas y entender que mientras más procesos industriales sufre, más calidad nutricional pierde. Hoy día un alimento procesado sacia, pero no nutre, por el contrario produce muchas alteraciones que empiezan en el acto de compra. Entonces,  producto alimenticio es manufacturado y pasa por muchos procesos industriales y químicos (para alargar su vida en las góndolas y abaratar costos) y EL alimento, es aquel que el cuerpo reconoce como tal y puede asimilar sin mayores inconvenientes. O sea, que un pan te enferme o no, depende de con que cristal lo mires.

Cocina tradicional -coaching-

Como coach en salud y nutrición, cuando trabajo en cambio de hábitos (si bien siempre es muy individual), primero me concentro en que la persona entienda que cocinar sus propios alimentos es CRUCIAL y que no se focalice en lo dañino, si no en entender los procesos tradicionales (y naturales) de cocción de alimentos, para aprender apreciar la simpleza de los sabores. Si señor, re-educación, buscando una propia identidad alimenticia, que es lo que lamentablemente hemos perdido.
Así que esto no se trata de quitar y crear dietas restrictivas difíciles de sostener a largo plazo, que nos privan de alimentos que quizás necesitemos para mantener un bienestar, si no mas bien entender la importancia de nutrirnos con alimentos reales. Facilitar al cuerpo el ahorro de energía en las digestiones ligeras para ganar en salud, ya que alimento que no se digiere, NO NUTRE.
Comer inteligentemente es un arte, el arte del autoconocimiento, del re-descubrimiento..te prometo que cuando le das paso a la calidad en todo su espectro, tu cuerpo empezará a tener las herramientas necesarias para generar y regenerar.

Rescatemos el pan de las sombras, no es lo peor de lo peor, es que simplemente lo consumimos mal preparado.

Pan de masa madre sin gluten

Hemos fermentado nuestros granos, verduras, carnes, tés, lácteos desde que nació la agricultura y nos vimos en la necesidad de conservar el alimento, pero en nuestra loca carrera evolutiva, con la llegada de la refrigeración, hemos perdido la sana costumbre de continuar haciéndolo, así es que para que no te perdieras ni un solo detalle de como se hace, creamos un video donde te explico todo paso a paso, pero primero es necesario que te explique algunos puntos.

La Receta:

Para una buena compresión  dividí la receta en tres fases.

  1. La primera, será para crear la masa base y es la 1era fermentación.
  2. La segunda, preparáremos la masa y acontecerá la segunda fermentación.
  3. Y por último, en la tercera, horneáremos el pan.

Ingredientes

 FASE 1

  • 1 taza de agua filtrada (imprescindible NO usar agua clorada)
  • 1 taza de masa madre sin gluten (pincha aquí para aprender hacerla)
  • 1 taza de harina integral de arroz (te recomiendo de agricultura biodinamica- Demeter-)
  • 1 bol de vidrio
  • 1 cuchara de madera
  • 1 bandita elástica
  • 1 trapo limpio para cubrir el bol

 FASE 2

  • 100 grs de tapioca (puede ser otro tipo de almidón)
  • 200 grs de harina de sorgo
  • 200 grs de harina sarraceno
  • 100 grs de harina de avena sin gluten (puede reemplazarse por arroz)
  • 1 cucharadita de sal (opcional)
  • 600 ml de agua tibia (aprox)
  • 3 cucharadas al raz de harina de linaza
  • 3 cucharadas al raz de cáscara de psyllium
  • 1 cucharada al raz de azúcar panela.
  • moldes y trapos limpios
  • 1 bolsa de plástico
  • opcional: batidora

 FASE 3

  • Un poco de harina para espolvorear
  • Papel para hornear
  •  1 cuchillo con muy buen filo
  • Espátulas
  • Papel aluminio
  • 1 bandeja de metal
  • Agua
  • 1 rociador de agua (opcional)

Preparación:

Veamos el video. Disfrútalo mucho…

 

Espero con todo mi corazón que esta receta del pancito fermentado te guste tanto como a mí, pero sobretodo que disfrutes  del proceso, de verdad es fascinante la transformación casi mágica que ocurre con el alimento cuando se respetan los tiempos naturales de preparación y cocción. El alimento real, crea salud, vuelve al corazón de la casa y cocina tus alimentos con ingredientes reales.

Con todo mi amor,
Caro.

* Equivalencia de medidas para la harina

  • 1 kilo de harina = 8 y 1/2 tazas aprox.
  • 1 taza de harina = 120 a 130 gr aprox.
  • 1 cucharada al raz de harina = 10 gr aprox.
  • 1 cucharada colmada de harina = 20 gr aprox.
  • 1 cucharadita rasa de harina = 3 gr aprox.
  • 1 taza de almidón = 100 gr

 

 

Masa madre sin gluten (fácil de hacer)

masa madre

Masa madre

Hacer masa madre es algo que quería enseñarles hace rato.
En un principio, pensé hacerlo todo por escrito, pero hubiera sido una lectura interminable :-P, por eso hemos hecho un video para que aprendas el paso a paso, sin que te pierdas un solo detalle.
Pero antes de meter las manos en la masa, vamos aprender un poco sobre este alimento tan antiguo.

¿Qué es la masa madre?

Si no estás familiarizado con las fermentaciones de harinas, te preguntarás qué es la masa madre y para qué sirve.
La masa madre es la fermentación natural mediante un cultivo de microorganismos simbióticos (presentes en el ambiente y el alimento) que nacen de una mezcla entre algún tipo de harina y agua, siendo ésta la base para hacer los famosísimos panes sin levadura.
Este tipo de fermentaciones la hemos usado los sapiens desde que incluimos los granos a nuestra dieta hace más de 5000 años.
Si bien los granos -así tal cual los cosechamos- son un alimento imposible de digerir para nuestro sistema digestivo, gracias a la acción y observación de nuestros antepasados, tras su molienda y fermentación, se logra un alimento altamente nutritivo y lleno de beneficios.
La fermentación natural de la harina (cualquier variedad), hace que todos los nutrientes queden biodisponibles para el cuerpo. Esto significa que en el proceso, las bacterias actuarán como la llave activadora para abrir la puerta a todos los nutrientes encerrados en la semilla y de esta manera lograr un alimento altamente nutritivo.

El pan nuestro de cada día

Hace poco más de 100 años atrás, no comíamos el pan que actualmente consumimos. Con la llegada de la industria, nuestros alimentos dejaron de ser alimentos y pasaron a ser “productos alimenticios”, que es algo BIEN distinto.
En la cultura del sin tiempo, la premisa es producir rápido, barato y agradable al paladar, sin importar el precio que pagamos por ello.
Es así como el trigo perdió calidad con la agricultura de monocultivo y de un alimento básico-esencial, se convirtió en un alimento dudoso y controversial.
Pero esto es solo la punta del iceberg, el problema de fondo es que a parte de todos los químicos que se usan para cosechar los granos y conservar el pan por largos periodos, hemos reemplazado la fermentación natural (lenta), por la fermentación con levadura de cerveza (rápida). Sí, un pequeño hongo unicelular es el responsable de crear en el transcurso de un cortísimo tiempo, un pan esponjoso y suave.
Con esta fermentación tan rápida originada por una sola cepa: Saccharomyces cerevisiae (1), no ocurre el mágico proceso que producen las bacterias probióticas en la masa madre. Con levadura de cerveza, el grano no tiene ni el tiempo, ni el medio adecuado para convertir todos sus antinutrientes en un alimento  biodisponible para que la digestión se realice sanamente y nos nutra.
Así es que, no es el gluten el inconveniente, el problema es que  NO FERMENTAMOS LENTAMENTE Y ENVENENAMOS NUESTROS ALIMENTOS. Sinceramente, con esta situación, ¿cómo todavía nos puede sorprender que día tras día, haya más gente intolerante, alérgica, celíaca o peor aún con enfermedades más graves?

Lo que nos venden, no se le puede llamar pan…ni tan siquiera alimento.

Por eso, verdadero pan es lo que haremos nosotros. Empecemos con lo básico, hacer la MASA MADRE

Ingredientes:

  • 1/2  taza* de harina integral de arroz (te recomiendo Demeter– agricultura biodinámica)
  • 1/2 taza de agua de excelente calidad (filtrada)
  • 1 frasco de vidrio
  • 1 bandita elástica
  • 1 trapo limpio

Procedimiento:

Veámos el video…

 

Consejito extra:

Con la misma receta de masa madre de harina de arroz, puedes preparar muchas otras diferentes tipos de harinas fermentadas. Pruébalo con harina de quinoa hecha en casa. Con un click aquí  podrás aprender hacer la harina en casa.

Un abrazo gigante y que te diviertas mucho creando nuevas recetas a partir de esta genial masa madre sin gluten.

 

Con todo mi amor, Caro.

PD: en el próximo video, les explicaré como se hace el pan. Paciencia.

 

(1) También está presente en la fermentación natural, pero no como única cepa.

* Equivalencia de medidas para la harina

  • 1 kilo de harina = 8 y 1/2 tazas aprox.
  • 1 taza de harina = 120 a 130 gr aprox.
  • 1 cucharada rasa harina = 10 gr aprox.
  • 1 cucharada colmada de harina = 20 gr aprox.
  • 1 cucharadita rasa de harina = 3 gr aprox.
  • 1 taza de maicena = 100 gr