Sobre mí

 

IMG_4937

¿Quién soy?

¡hola!, bienvenidos a mi espacio de comida saludable y holística: Cocina Sapiens.

Mi nombre es Carolina Farah, nacida en Argentina allá por finales de 1975. Casada con Markus, un alemán  inquieto y curioso, que pone lógica a mi vida y a quien amo con todo mi ser. Llevamos juntos desde 1999 y desde entonces, les juro que hemos vivido de todo, menos aburrimiento :-D. Tenemos juntos dos niñas preciosas (¿que otra cosa podría decir su mamá?) que derrochan energía y salud.
Y aunque nací en Argentina, (país al que adoro), me siento ciudadana del mundo, ya que he tenido la maravillosa oportunidad de vivir en Alemania, Brasil, EEUU y actualmente estamos en Costa Rica.
Amo la fotografía, viajar, leer, el yoga, cocinar y en este último tiempo, me he dado cuenta que también me encanta escribir. Es así que finalmente pude fusionar todas mis pasiones para compartirlas con ustedes, en éste mi pequeño lugarcito virtual de salud.

Mi camino

En mi busqueda personal, he pasado por diferentes tipos de dietas, (y aún sigo probando): vegana, macrobiótica o crudivegana y si bien no me he quedado con ninguna, de todas he aprendido muchísimo. Me sirvieron para mejorar mi salud y la de mi familia.
Con la curiosidad que me caracteriza, empece apasionarme por la nutrición y a querer saber más y más, tal es así que en un determinado momento me encontré asesorando personas que buscaban mejorar su dieta, por eso, decidí que tenía que empezar a tomarlo con mas profesionalidad y me lancé en la búsqueda de una alternativa que me permitiera respaldar todo lo aprendido hasta el momento y adquirir muchos mas conocimientos. Es así como me he convertido en Health Coach (asesor de salud), certificación que me permite manejar teorías nutricionales modernas y tradicionales, problemas de salud temporarios y ayudar a mejorar dietas y estilo de vida a través del coaching.

 

Mis origenes

 

Aunque nací en Avellaneda, Buenos Aires,  me siento oriunda de San Bernardo del Tuyú, es una de las primeras playas al sur de la Capital Federal, muy cerca de la Bahía de Samborombón.

La bahía es un lugar fascinante. Hay épocas que se puede ver claramente la unión del Río de la Plata con su color marrón café con leche y el frío e intenso verde del Mar Argentino. La mezcla de ambos deriva en una cantidad de tonos que se fusionan armónicamente en el paisaje. La naturaleza no dejó nada al azar, su majestuosa belleza se impone como manto hacia el sur, acariciando cada centímetro y otorgándole al lugar una magia única.

Ahí crecí yo, rodeada de este paisaje, lleno de animales autóctonos, flores, plantas y el amor de mi familia. Un entorno natural y sano. Lleno de juegos y aventuras.

Vengo de una familia de clase media, enorme. Tíos, primos, abuelos, en contacto continuo y todos de muy buen comer. La comida casera es muy apreciada y valorada, y como buenos comensales, les gusta probar nuevos platillos. En mi casa se comía de todo y se cocinaba casero. Desde la pasta, pasando por el pan, hasta ciertos licores y mermeladas que mi mamá adoraba hacer y compartir. Mi abuela la mejor cocinera que conocí, sabia hacer manjares con ingredientes simples, logrando una comida deliciosa y que todos pidiéramos más.
Cada uno tiene su talento culinario, algunos con los dulces, otros con lo salado, lo cierto es que para nosotros cocinar no es cualquier cosita, si no, es poner todas las energías para satisfacer no solo el hambre si no darle al otro lo mejor, nuestro amor, que demostramos compartiendo la mesa.
Es así como llegue a la conclusión que la relación con la cocina, se aprende, porque en un entorno donde todos se involucran e interesan por el alimento, es naturalmente lógico que de una u otra manera esa pasión también se adquiera.

Comencé a dedicarme a la cocina, cuando me fui a estudiar a Buenos Aires, ya no estaba con mamá que me cocinara rico, así me tuve que valer por mis propios medios y resultó ser genial. Luego, recorriendo el país y el mundo, empece a relacionarme con otros sabores y olores, que poco a poco fueron ampliando mis elecciones.
Por eso mi estilo de cocinar, no es de aquí, ni de allá, he fusionado todo lo que he visto y probado, por eso siento que aquí, no solo compartiré mis recetas, si no que les daré un poquito de mí y toda mi historia.

¿Por qué Cocina Sapiens ?

Como Health Coach (asesor de salud) certificada por Institute for Integrative Nutrition, es mi objetivo reivindicar la cocina de nuestros ancestros, basar nuestra dieta en plantas, respetando la naturalidad y necesidades de cada individuo.
Mi desafio es hacer, de la nutrición holística un mundo accesible para todos, con platos sencillos y de fácil preparación, utilizando productos de la zona y de estación para respetar los ciclos de la naturaleza.
Comer los alimentos que nuestro cuerpo necesita y reconoce como tal,  evitando todo tipo de productos procesados que aumenta con la destrucción de nuestro ecosistema y nuestra preciada salud.
La planificación anticipada de nuestros platos es un acto de inteligencia, no solo de consciencia, por eso este espacio lo llamé Sapiens, no solo porque así nos llamamos los humanos, si no porque significa sabio, entonces hagamos honor a nuestro nombre y actuemos en consecuencia, nuestro planeta necesita que trabajemos juntos por su recuperación, por nosotros y las futuras generaciones.
En Cocina Sapiens, cocinaremos alimentos de origen vegetal, haciendo hincapié en los orgánicos y zonales.

Espero inspirarte y ayudarte a mejorar tu nutrición, acercándola a tus necesidades únicas.

“COMER ES UNA NECESIDAD, PERO COMER INTELIGENTEMENTE ES UN ARTE”. FRANÇOIS DE LA ROCHEFOUCAULD

Un fuerte abrazo,
Caro.

 

Hogar, dulce hogar

 

 

image

¡Hola mi gente linda, estoy de vuelta!, llego renovada, ¿qué digo renovada?, renovadísima luego de este maravilloso viaje desde EEUU hasta Costa Rica. Hoy les escribo desde mi nuevo hogar, bien en la soledad y majestuosidad de la selva.

Y desde mi nueva casita, llena de entusiasmo, ya me he metido en la cocina y pronto, muy prontito, estaré compartiendo con todos ustedes, recetas saludables, estilos de vidas, consejitos, reportajes y muchísimo más.

¡Abrazos fuertes, fuertes!.