Las mejores grasas para cocinar – II parte-

las mejores grasas

Seguramente ya leíste mi artículo anterior sobre las grasas y aprendiste las 4 reglas más importantes por la cual deberías excluir los aceites vegetales refinados de tu dieta, si no fue así  aquí lo tienes otra vez. Léelo con atención, es muy importante, especialmente si estas luchando con problemas coronarios, colesterol, diabetes, inmunológicos o digestivos.

Ahora sí, comencemos con la primera:

Aceite de aguacate
las mejores grasas aceite de avocado

Definitivamente mi preferida.
El aceite de aguacate se produce a partir de la fruta del árbol de aguacate. Se extrae de la pulpa carnosa que rodea al aguacate, por lo que es uno de los pocos aceites comestibles no derivados de la semilla. Esta pulpa produce un aceite lleno de grasas saludables, incluyendo ácido oleico y ácidos grasos esenciales.
Su consumo regular tiene algunos importantísimos beneficios:
1. Baja la presión arterial
2. Mejora los síntomas de la artritis
3. Crea mejorías en pacientes con psoriasis y otros problemas de la piel
4. Mejora la salud coronaria y reduce el colesterol
5. Aumenta la absorción de nutrientes

¡Yuhuu!, gracias dios por darnos semejante regalo.

Por eso, para cocinar es el número 1 indiscutido, su punto de humeo llega hasta los 271ºC. Totalmente estable. Una maravilla.
Pero  aun así, lo que más me atrae de este aceite, es su  sabor relativamente neutral, no es tan invasivo como el aceite de coco, o la mantequilla.
Cuando lo vayas a comprar presta mucha atención: El aceite de aguacate sin refinar es de color verde con un aroma rico y graso. Si el aceite es refinado, entonces tiene un color amarillento y huele menos fuerte.

Aceite de coco

las mejores grasas - aceite de coco

Mi segunda segunda preferida: el aceite de coco y digo segunda, porque la uso más para hacer postres, o comidas exóticas, ya que su sabor es muy fuerte y tiende a tapar al resto. Por otro lado, hacer una tortilla española con aceite de coco, por más sano que sea el aceite, el resultado final es incomible, lo sé porque ya lo intenté 😀

Aunque la semana pasada la Asociación Americana de Cardiología (American Heart Association- AHA) publicó un estudio en contra de su consumo. Lo leí e hice un gran revoleo de ojos… yo la seguiré apoyando, porque ningún ingrediente me ha ayudado tanto a nivel integral como lo ha hecho el coco, especialmente el aceite.

Hasta la fecha, hay más de 1.700 estudios que demuestran que el aceite de coco es uno de los alimentos más saludables del planeta. Los beneficios y usos van más allá de lo que la mayoría de la gente cree y conoce.

La investigaciones finalmente descubrieron la magia de esta fruta increíble. El secreto de sus bondades los hallamos en los ácidos grasos de cadena media (AGCM):

  • Ácido caprílico
  • Acido laúrico
  • Ácido cítrico

La mayoría de las grasas que consumimos toman más tiempo para digerir, pero las AGCM encontrados en el aceite de coco proporcionan la fuente perfecta de energía, ya que sólo tienen que pasar por un proceso de 3 pasos para convertirse en combustible frente a otras grasas que necesitan un proceso de 26 pasos. ¿Sorprendido?, yo también.

A diferencia de los ácidos grasos de cadena larga que se encuentran en los aceites a base de plantas, los AGCM son:

  • Más fácil de digerir
  • No se almacena fácilmente como grasa
  • Son antimicrobianos y antifúngicos (¡esto es lo que amo!)
  • De menor tamaño, permitiendo una permeabilidad celular más fácil para la energía inmediata
  • Más fácil de procesar por el hígado, lo que significa que se convierte inmediatamente en energía en lugar de almacenarse como grasa.

Así es que al consumirlo de manera regular (acompañada con una dieta sana y equilibrada) te ayuda con todas estas cosas :

1. Tratamiento natural probado de la enfermedad de Alzheimer
2. Previene las enfermedades del corazón y la presión arterial alta (aunque AHA diga lo contrario)
3. Cura la infección renal y protege el hígado
4. Reduce la inflamación y la artritis
5. Prevención y tratamiento del cáncer
6. Aumenta el sistema inmunológico  (antibacteriano, anti-fúngico y antiviral)
7. Mejora la memoria y la función cerebral
8. Mejora la energía y la resistencia
9. Mejora la digestión, reduce las úlceras de estómago y la colitis ulcerosa
10. Reduce los síntomas de la enfermedad de la vesícula biliar y la pancreatitis
11. Mejora los problemas de la piel (quemaduras, eccema, caspa, dermatitis y psoriasis)
12. Previene la enfermedad de las encías y la caries dental
13. Previene la Osteoporosis
14. Mejora la Diabetes Tipo II
15. Aceite de coco para bajar de peso
16. Ayuda a construir músculo y perder grasa corporal
17. Beneficios de aceite de coco para el cuidado del cabello
18. Candida y infecciones de levadura
19. Previene el envejecimiento
20. Ayuda a equilibrar el sistema hormonal

¿Ahora entiendes mi fascinación por el coco?,
Cuando viví en Costa Rica por un año, como era la fruta que más abundaba en la zona, aprendí a prepararlo de muchas maneras hasta que finalmente logré extraer el aceite en mi casa. De toda esa experiencia, creé un video taller que lo llamé “La Magia del Coco” donde aprenderás de todas sus bondades y también a generar de tan noble alimento, un montón de otros productos:

  • yogurt de coco
  • harina de coco
  • leche de coco
  • kefir de agua de coco

Haciendo click en este enlace podrás adquirir el video taller completo

¡Disfrútalo!

Mantequilla las mejores grasas - matequilla

Hasta hace un tiempo atrás, la mantequilla era la “mala de la película”. Años y años segregada y etiquetada de: “hace mal para el colesterol”. Finalmente la rescataron del banquillo de los acusados, para declararla inocente. Sí, así como pasó con el huevo, la mantequilla resultó ser excelente para tu salud y para cocinar. Dándole a tus platos un toque genial. Cocinar con ella es muchísimo más estable que con aceite de oliva, ¿quién lo hubiera dicho?

Pero, no estoy hablando de cualquier mantequilla convencional, ojalá pudiéramos encontrar buena mantequilla en cualquier super mercado, pero no es así.  Lamentablemente las garras de la industria no tiene límites y es por eso que los mejores beneficios, los obtendremos de mantequillas de leche de animales de pastoreo, ¿por qué?, porque el principal nutriente en ella es la vitamina D y la A, que la tomamos sintetizada a través del animal.
Sí, es importante que el bichito tome mucho sol, ande por los prados y pastoree. El pasto es su alimento natural. Los graneros oscuros y cerrados, limitando sus movimientos,  alimentados con soja o maíz modificados genéticamente, los enferma…y nos enferma.

Por otro lado, lo ideal seria que aparte de todo lo ya nombrado, es que la leche no haya sido pasteurizada ( esto lo hace la figurita difícil), ya que al someterla a este proceso de calentamiento, todo su poder enzimático que tanto ayuda al sistema digestivo, desaparece. Así es, hay que volver a tomar la mantequilla como lo hacían los abuelitos.

Beneficios:

1. Antiinflamatorio

2. Mejora la salud del corazón

3. Excelente fuente de vitamina A

4. Rico en Colesterol Vital

Para cocinar, si bien la mantequilla es muy estable, hay que cuidarla y hacerlo en fuego medio- bajo.
Nota: los intolerantes a la lactosa no la pueden tomar…¡pero pueden usar: Ghee!

 

Ghee

las mejores grasas - ghee

Hace ya un poco más de un año les escribí un artículo sobre este genial ingrediente: “9 beneficios del ghee”   , a parte filmé un video para que aprendan hacerlo…

Aquí lo tienen

Si bien el tema es aún mucho mas extenso, he tratado ser lo mas concisa posible.
Seguramente volveré a tocar este asunto, porque lo considero por demás importante.
Les dejo un abrazo gigante,
Con todo mi amor,
Caro.

 

Las mejores grasas para cocinar – I parte: aceites refinados-

las mejores grasas para cocinar
Hace un tiempo quiero hablarles de la importancia de las grasas a la hora de cocinar.
Y el tema es super extenso.  Tanto, que tendré que dividirlo en dos partes (aunque podría escribir un libro sobre esto).  Así es que intentaré ser lo más concisa posible.

En marcha, aquí va la primera 🙂

Para empezar, iremos por lo básico, así entenderemos cuál es la problemática real cuando hacemos un sofrito para la salsa de tomate o cuando freímos unos huevos.

¿Es malo lo frito?…aaaich, definan malo por favor. Depende de cual sea la grasa que elijas, porque allí mismo está el secreto…o preparas una “pócima letal”, u obtienes un alimento altamente nutricional que incluso ayudará en casos específicos (como el intestino poroso).

Aunque cueste creerlo, el problema no es comer algo frito en una cucharada de grasa de buena calidad, si no que una vez más, el ingrediente en si juega un rol fundamental. Igual, voy a repetir hasta el cansancio que es vital encontrar ese delicado equilibrio para no caer en los excesos y mantenernos dentro de lo que necesitamos (y nos gusta) de manera individual para luego obtener resultados en forma integral. Que lo frito sea malo o bueno, depende mucho de las condiciones digestivas de la persona y el estado general de salud. Así es que si tu ecosistema interno esta devastado, todo lo que comas te caerá literalmente como “una patada en el estomago”, en cambio si hay equilibrio, entonces habrá asimilación, nutrición y salud, siempre y cuando utilices ingredientes limpios.
Por eso, entendamos primero lo más importante: qué debemos evitar completamente.

Aceites refinados

No me gusta escribir sobre lo “malo” de los ingredientes, porque si no -hoy día-  acabaríamos comiendo nada. Pero igual, tengo una pequeña “lista negra” con cierta categoría de ellos que verdaderamente hay que evaluarlos muy bien y evitarlos totalmente. En el caso de las grasas, hay que poner un especial énfasis porque justamente allí, podría estar la razón por la cual no estas logrando un completo bienestar. Especialmente si tienes problemas coronarios, diabetes, digestivos e inmunológicos.

Los aceites refinados o también aceites ultraprocesados, son los de mezcla, de maíz, colza, soja, cártamo, (podemos incluir la margarina también) que son los más comunes en la mayoría de los hogares y más baratos en cualquier supermercado, pero también, nutricionalmente los menos aconsejados (hasta me animo a decir: peligrosos) y ahora les explico por qué.

Cuando fríes o cocinas a altas temperaturas (unos 180ºC) se produce un cambio fuerte en las estructuras moleculares de los aceites y grasas.

Pasan por un proceso oxidativo, donde reaccionan al oxígeno en el aire para formar aldehídos y peróxidos lípidos.

Traduciéndolo en cristiano puro es más o menos así:

Todas las grasas tienen un punto de humeo. ¿Qué es esto?, pues bien, es el punto máximo de temperatura antes que se queme. Este punto, a parte de ser muy importante, varia de grasa en grasa. Mientras mas alto sea, más sano es para cocinar. ¿Por qué?, porque una vez que pasa límite, el aceite “se quema” (humea), y  cambia su estructura completamente, que al consumirlo genera en nuestro cuerpo muchísimos radicales libres (oxidantes). Básicamente nuestras células se avejentan (oxidan) con mayor rápidez, a tal extremo que si se hace una constante, el cuerpo no logra recuperarse de tanta “invasión”, dando como resultado enfermedades del tipo coronarias e incluso cáncer. Quien tenga un poco más de curiosidad, puede leer este estudio encabezado por el Prof. Martin Grootveld de la Universidad de Montfort, Inglaterra.

Si bien el profesor recomienda aceite de olivas para cocinar, porque este tipo de grasa sufre menos el proceso oxidativo, yo sigo insistiendo que el aceite de olivas no es una opción. Si es excelente para condimentar, (es oro para nuestro cuerpo). Tómala cruda, no cometas el error de someterla al fuego porque su punto de humeo es bajo en comparación a otras grasas. Igual cuales son las mejores opciones, lo veremos en breve.

 

4 razones importantísimas para eliminarlas de tu dieta

1- Aceites vegetales no implica necesariamente el beneficio nutricional de las verduras

Grábatelo a fuego: no hay ningún beneficio vegetal que se pueda obtener con este tipo de aceites. Muchos consumidores creen erróneamente que el aceite de cocina, siempre y cuando diga vegetales en la etiqueta, es bueno. De hecho, los aceites no saludables y más comúnmente utilizados en el mercado no contienen verduras en absoluto.
Los llamados aceites “vegetales” son en realidad hechos de semillas resistentes y legumbres que originalmente fueron cultivadas para uso industrial, no para el consumo humano. Estas semillas deben ser tratadas químicamente para -luego- ser transformadas en un líquido fluido y volverlas aromáticas para ser aceptada por los sentidos del gusto y el olfato.

2- Los aceites refinados son inestables- causan mucho daño-

Como te explicaba al principio, se considera una grasa inestable cuando es vulnerable a la oxidación, es decir, a la penetración de moléculas de oxígeno. La oxidación hace que las grasas se vuelvan rancias y creen radicales libres: átomos con un número impar de electrones que pueden causar un extenso daño a tus células. Aunque cualquier grasa se puede oxidar y crear este daño, en el caso de las grasas poliinsaturadas su inestabilidad la hace más propensa.

Las grasas poliinsaturadas como los aceites industriales pueden volverse rancias simplemente con la exposición a la luz a través de una botella transparente, lo que significa que desde el momento de su envasado, pasando por el supermercado, hasta llegar a casa, ya ha cambiado en su totalidad. El calor también las oxida, lo que significa que si comes algo cocido en un aceite industrial, te estás exponiendo a los radicales libres que pueden causar una gran cantidad de daño celular.

3- Provocan inflamación

El aceite vegetal no siempre tiene que estar en forma líquida para hacer daño. También aparece en forma más espesa y pegajosa, como en margarina o en miles de otros alimentos procesados. Estos productos están hechos con aceites vegetales parcialmente hidrogenados o grasas parcialmente hidrogenadas, también conocidas como “grasas trans”, que son terribles para tu salud.

Para fabricar grasas trans, inyectan hidrógeno en los aceites vegetales, lo que prolonga su vida útil .  Explicándolo así, suena ideal para el producto (y los que hacen ganancias con él), pero pésimo para tu salud y la de tu familia, ya que su consumo genera inflamación en todo el cuerpo, preparando el escenario para dar lugar a enfermedades del corazón, diabetes, enfermedades autoinmunes y aumentando las posibilidades de cáncer en el futuro.
También hay que tener en cuenta que los productos “libres de grasas trans” no significa necesariamente que son libres de aceite vegetal, si no, que sólo son libres de grasas parcialmente hidrogenadas.
Así que no te olvides, los alimentos procesados ​​- son una fuente importante de grasas trans y aceites vegetales ocultos, que traen con ellos un montón de angustia.

4- Afecta tu ecosistema interno: flora intestinal

La buena salud y el equilibrio en nuestro sistema digestivo y la flora intestinal, es básico para vivir una vida plena.  Por eso,  si estas consumiendo estos aceites, deberías empezar a plantearte un cambio fuerte, ya que las semillas que usan para fabricar estas grasas, por los general, son de cultivo transgénico, esto significa que su  ADN ha sido modificado para aguantar todos los fertilizantes e insecticidas químicos creados por la industria.
Ten en cuenta a la hora de comprar, este tipo de aceites no son para el consumo humano, podrían estar matando tus bacterias sanas y alterando tu microbioma que conducirá a problemas intestinales, inflamación, aumento de peso y una serie de otros males.

 

Entonces, ¿qué uso?

No te preocupes, hay alternativas y muy buenas para apoyar tu dieta sana.
Elegí 3 variedades de aceites que son excelentes para preparar tus alimentos, yo los uso todos los días y estoy encantada, porque con el correr de los años he notado mucho la diferencia.
Y ellas son:

  • Ghee
  • Aceite de coco
  • mantequilla de leche de animales de pastereo

Pero lo dejaremos para la próxima, que el tema da para rato.

Un fuerte abrazo,
Caro.

Los 7 puntos más importantes para ayunar

ayuno-jugoterapia-2-1-e1462025796316

Hace mucho que no les escribo en el blog, pero si lo he estado haciendo en forma relativamente activa en mi cuenta de Facebook y de Instagram, por eso, si quieres, puedes seguirme allí también.

Les cuento, les cuento…el martes he comenzado un ayuno de jugos. La verdad que no lo tenía en mente, pero una amiga me invitó a participar de un retiro para dar una charla de alimentos fermentados y pues me uní al grupo tomando jugos. Y así fue que, casi sin planificarlo demasiado, me encontré ayunando (jugoterapia).

Aunque el ayuno (especialmente si eres principiante) es importantísimo planificarlo, yo ahora, puedo tomarme la libertad de hacerlo prácticamente cuando quiera y no paso crisis de curaciones fuertes, apenas un poco de dolor de cabeza y algo de cansancio, pero nada que me impida hacer mi vida completamente normal, de hecho hasta cocino y lo disfruto bastante.

De todas maneras no siempre fue así. Cuando hice mis primeros ayunos,  la pase fatal. He tenido crisis fuertes, que me dejaban sin energía, necesitaba dormir y dormir. Muy irritada, con un humor casi polarizado que me daban ganas de huir de mi misma. Pero claro, yo sabia que todo ese proceso era normal, y que con el tiempo esos ayunos serian mas fáciles de hacer y así fue, hoy por hoy, puedo entrar y salir de ellos sin mayores inconvenientes.

Igual, tengo que ser honesta, me encanta ayunar y es algo que deberíamos hacer todos, ya que nuestra naturaleza esta preparada para ello, ya les conté algo en este post en Facebook. Cada vez más profesionales de la salud como el Dr. Mercola o Donna Gates para BED lo apoyan, y yo que lo he probado en mi propio cuerpo 😛

De hecho, hago una práctica libre del ayuno intermitente. Digo libre, puesto que si bien ayuno durante las mañanas, los fines de semana, cuando tengo visita, o por qué no, cuando tengo ganas, me gusta deleitarme con un rico y variado desayuno. Me gusta ser muy flexible en mi alimentación, ya en algún momento no lo fui y a largo plazo se me hacia insostenible cualquier proyecto de regimen, por eso encontré un camino para entender ese delicado equilibrio entre que tengo ganas de comer y que realmente necesito. Finalmente entendí que no hay nada más importante que ser flexible con uno mismo.

¿Para qué sirve el ayuno en una persona sana?

El ayuno, nos sirve para limpiar el organismo de toxinas que se acumulan en el cuerpo generadas por malos hábitos alimenticios, estrés, vida sedentaria, consumo de medicamentos (antibióticos, aspirinas, ibuprofeno, etc) o entornos contaminados.

El cuerpo utiliza la mayoría de la energía en la digestión, así mientras más ligeras sean, mas energía tendremos para lograr un cuerpo más sano. Por eso, el ayuno de jugos es un excelente recurso para curar esas pequeñas molestias que nos aquejan gracias a los hábitos de hombre moderno.
Por ejemplo, si tu digestión te quita el bienestar, un ayuno de jugoterapia ayudará al cuerpo a concentrar la energía donde lo necesita, o sea a curar esas molestias y entender donde se originan.
El ayuno, es la practica mas antigua para sanar. Si prestan atención, cuando enfermamos, no tenemos hambre, solo bebemos agua y dormimos, así es importantísimo respetar esos claros mensajes del cuerpo, no le des si no quiere. Entregarle lo que realmente necesita.

Y la principal ventaja del ayuno de jugos, es que no solo apoyamos el ahorro de energía para la sanación, si no que aportamos un torrente de nutrientes que extrajimos de ciertas verduras y algunas frutas.

PERO….

un ayuno no se puede hacer así sin más, necesita planificación, especialmente si nunca lo haz hecho antes.
Si eres principiante en esto, hay que tener en cuenta muchos factores, para que luego no te lleves algunas sorpresas.

Los 7 puntos más importantes para ayunar

Ayuno jugoterapia

1. Saber cuantos días voy ayunar
Si, deseas hacerlo por 3 días (que es lo mínimo que yo aconsejo), es vital que se tenga bien en claro que la entrada a un ayuno, como la salida de él, es tan importante como el ayuno en sí. Esto significa que usarás tantos días para ingresar o salir, en poner especial atención a cada uno de tus alimentos.
Si escoges 3 días, pues mínimamente 3 días antes (o más, depende de vos) empezarás a quitar alimentos como proteínas animales, gluten, lácteos  y legumbres, pero aumentarás todo el consumo de hojas verdes. Muuuucha hoja verde, dentro de lo posible bien masticada o en un batido.
La salida debe ser paulatina y manteniendo los jugos de la mañana y la noche durante los siguientes 3 días. Luego del tercero, cambiarás el jugo por un batido y muy lentamente incoporarás los alimentos que deseas.
Comerse una hamburguesa completa luego del ayuno, te traerá muchos problemas. Créeme.

2. Dedicación total y completa a uno mismo
Durante el ayuno el cuerpo moviliza mucha toxicidad, básicamente remueve. Así, te vas a sentir muy cansado, con dolor de cabeza, nauseas, fiebre y de muy mal humor. Es normal, pero al tercer día, todo se calma y te sentirás nuevo. Te lo prometo. Así, es importante descansar, hacer paseos suaves (dejar los deportes para otro momento), leer un libro, una rutina de yoga que relaje, nada que genere un impacto en tu energía integral. Recuerda, le estas quitando el alimento al cuerpo y muchas cosas interesantes pueden pasar, lo mejor es estar atento y comprender incluso esas emociones que pueden salir.

3. Activar el sistema linfático
¡Algo tan esencial!, en el sistema linfático acumulamos muchas toxinas así es fundamental mantenerlo activo.
Lo ideal es cepillar la piel en seco, empezando por las extremidades haciendo pequeños círculos en dirección al corazón. Hazlo antes de ducharte. Es una práctica que deberías incluir en tus rituales de higiene personal, te deja no solo la piel radiante, si no que es super saludable.
Si no tienes cepillo, tienes otra opción buenísima: en la ducha intercalando agua fría y caliente, con una toalla de mano, haz la misma operación que te explique anteriormente, recordando siempre empezar por las extremidades, movimientos circulares hacia arriba, nunca hacia abajo.

4. Limpieza del colon
¿Por qué limpiar el colon?, pues porque con los jugos removeras mucha suciedad acumulada por años y muchas veces el cuerpo libera mucho más toxinas de lo que realmente tiene la capacidad de eliminar y allí comienzan esas tan fastidiosas crisis.
Así, uno de los mejores recursos para que las crisis de curación no sean tan fuertes, es ayudar limpiando.
Siente la libertad de hacerte cuantos enemas necesites, también puedes optar por una hidrocolónica, que se practican en centros especializados. Esta última seria ideal, pero en caso de no poder afrontar el gasto, un enema casero es una gran ayuda.
Si no quieres hacer este tipo de limpiezas ya sea por miedo o por no disponer de los recursos, les recomiendo plenamente usar este producto: Oxi powder -Oxigen Based Intestinal Cleanser, de hecho yo lo he usado durante este ayuno y me ha ido genial.

Oxy Powder
5. Elegir la extractora de jugos correcta
En la jugoterapia, se extrae de las verduras y frutas el jugo con todos los nutrientes, por eso hay que prestar una especial atención al tipo de electrodoméstico que usamos. Hace un tiempo escribí un artículo sobre cuál es la mejor elección si un licuado o un jugo y allí mismo explico las diferencias en una juguera centrifuga o una juguera de extracción lenta o masticado (Slow juicer). Si te interesa haz click aquí 

6. Orgánico, local y de temporada
Escoge alimentos libres de agroquímicos y que respeten la temporada, especialmente porque la naturaleza sabiamente genera aquellos alimentos que reforzarán nuestra salud para dicha estación. Y de paso estás colaborando en forma consciente a crear un ecosistema y economía sustentable en tu zona.

7. Elegir el momento adecuado
Si bien, andamos siempre ocupadísimos, el ayuno sirve para bajar uno o dos cambios a esta vida de locos. Elige un momento en tu agenda y dedícatelo enteramente a ti mismo. Date ese regalo, te lo mereces totalmente.
Si decides hacerlo un fin de semana, pues entonces, di que NO a tu vida social, quédate en casa y genera un ambiente donde te sientas tranquilo y contenido. Ayunar y andar a las corridas, no tiene sentido.

Así, con estos 7 puntos básicos para empezar un ayuno, busca ahora cual es el que mejor para tus necesidades.

Les dejo un abrazo gigante y me quedo contenta, siempre había querido explicar estos puntos importantes para que no te sientas perdido en un ayuno de jugos, espero te resulten muy útiles.

Con todo mi amor,
Caro.

Coco Kefir- bebida probiótica efervescente

 

image

Coco- kefir Bebida Probiótica



¡¡¡Comenzó la temporada de mango…YYYYUUUJUUUU!!!
Finalmente ha llegado y estoy feliz 🙂
Como se darán cuenta me encanta el mango y lo suelo usar en muchas diferentes recetas.
En esta epoca del año aquí en Centroamérica comienzan a llegar los primeros y se consiguen a muy buen precio. Así que es momento de aprovechar.

Ahora, ustedes se preguntarán ¿qué tiene que ver el mango con el coco-kefir que les nombre en el título?. La verdad que nada, pero es que hoy les traigo un licuado riquísimo y SUPER SALUDABLE con estos dos ingredientes principales, primero por tratarse de una fruta de cultivo local (en mi caso) acompañada por una bebida probiótica hecha en casa. Dos puntos importantísimos en una alimentación equilibrada.

Este licuado, lo recomiendo especialmente para aquellas personas que llevan una dieta alta en frutas y a su vez realizan mucha actividad física. O también para aquellos que llevan una dieta saludable y desean agregar probióticos, ya que la bebida estrella de hoy, es un alimento completamente natural, lleno de propiedades altamente beneficiosas para el organismo y un excelentísimo reparador físico, especialmente para después del deporte.

¿Qué es un alimento fermentado?

Los humanos hemos sido nómades en una buena parte de nuestra evolución, pero en un momento de nuestra historia, hemos dejado de serlo para dar paso al sedentarismo, o sea quedarnos en un solo lugar.

El sedentarismo nace con la agricultura y desde ese entonces, hemos desarrollado diferentes técnicas para conservar alimentos a largo plazo. Así nacieron los fermentados.

Los alimentos fermentados, son comida próbiotica. Una excelentísima fuente de vida y salud, ricos en enzimas y bacterias “buenas”, que consumido en forma regular, estas bacterias nos ayudan a proteger nuestra flora intestinal, fortaleciendo el sistema inmunológico, eliminando toxinas, limpiando órganos, optimizando la digestión  y acrecentando la energía entre algunos de los beneficios.

Soy millones de bacterias andante 🙂

Nuestro organismo es curiosamente 10 veces más bacterias que células. Estas bacterias habitan en mayor concentración en nuestro intestino, genitales e incluso en nuestra piel, entonces tenemos que poner un especial énfasis en ver cómo podemos mantenerlas en equilibrio para que trabajen en forma armoniosa en restaurar y mantener un cuerpo, mente y alma sanos.

Esa armonia con la que “trabajan” y se comunican puede ser alterada muy fácilmente. Las causas son múltiples, entre ellas, una dieta alta en alimentos procesados, azúcar refinado, alimentos transgénicos, productos químicos (especialmente los de higiene personal, belleza y limpieza del hogar) estrés, falta de actividad física, emociones dañinas y obviamente el entorno ambiental en general.
Es difícil de imaginarlo cuán importante e indispensables son estos minúsculos bichitos, ya que hasta el momento, hemos ido aprendiendo que estamos enfermos por genética, cuando posiblemente no sea nuestra genética la que nos condicione, si no más bien, nuestras elecciones diarias…igual este tema lo dejamos para otro momento, centremos el interés en la importancia de incluir en la dieta alimentos fermentados.

Recuperando sanas costumbres

En nuestra alocada evolución al hombre moderno, hemos tenido muchísimos beneficios en muchos aspectos, pero también con esto, se ha deteriorado nuestra salud a gran escala.
Con la modernidad, ha nacido la refrigeración de los alimentos y con ella también hemos perdido la buena y sana costumbre de fermentar verduras, frutas y líquidos.
Por suerte, la estamos recuperando gracias a la ciencia que puso foco en nuestro más interesante (pero a su vez muy infravalorado) intestino. Haciéndonos entender que allí mismo encontramos muchísimas respuestas a la perdida de nuestro bienestar integral.
Muchas enfermedades que hasta hace poco las considerabamos incurables, podrían tener una respuesta en el delicado balance de nuestra flora intestinal.

Por eso es esencial prestar mucha atención en comer alimentos reales y no alimentos procesados o ultraprocesados (donde también se incluye lácteos y carnes) para cambiarlos por aquellos donde el proceso sea mínimo o ninguno. Esto no significa dejar de consumir y endemoniar los alimentos. No, para nada, si no, que se trata de aprender y educarnos como elegir en forma consciente carnes de animales criados a pasto, leches crudas sin pasteurizar también criados a hierba y dentro de lo posible consumirla fermentada…hay mucha reeducación por delante. No estamos descubriendo nada nuevo, si no que desempolvamos de la caja de nuestra historia humana, aquella ancestral receta de cómo preparar ciertos alimentos para conservar nuestra salud y mantener una dieta acorde a las necesidades reales y mantenerlas a largo plazo.

Entonces, ¿cuáles son esos alimentos?

El rey de los fermentados e indiscutidamente el más popular es el chucrut o sauerkraut. Este fermentado de repollo blanco o morado,  lleno de historia, simple de preparar, fácil de conservar, económico y riquísimo para añadirlo en muchas recetas o comerlo así, solito, es el elegido por todo lo ya nombrado, pero también tenemos el Kimchi que viene desde Corea (que pronto les enseñaré la receta con video y todo) para los amantes del picante. El vinagre de piña en México y centroamérica. El balché, bebida de fermentación alcohólica muy popular en las culturas antiguas de México y Mesoamérica que tuve el honor de compartir en mi viaje por la selva Lacandona con nativos Mayas hace muy poco, o la Kombucha (probablemente de origen chino) tan popular en los últimos años.

O sea, basicamente el fermentado es un alimento que a través de un proceso simple, pero cuidadoso, que genera bacterias y enzimas que conservan el alimento y una vez ingerido, apoya sustancialmente la digestión y el equilibrio en nuestra microflora.

Su consumo es importantísimo, especialmente las personas que sufren de diabetes, problemas endocrinos como hipo e hipotiroidismo, Alzheimer, artritis, artrosis, alergias, intolerancias, problemas menstruales e incluso, hiperactividad en niños.

 

El fantástico Coco Kefir es una bebida efervescente totalmente natural miralo aquí y aprende hacerla en los módulos gratituitos de  La Magia del Coco

 

http://https://youtu.be/8i6co2Z4iMM

 

¿Qué es el coco-kefir y para qué sirve?

El Coco-Kefir es una bebida probiótica que se origina tras la fermentación por granos de kefir (tibícos).
Esta fantástica bebida es reparadora del sistema digestivo y el hígado, creando un sistema inmunitario fuerte que es el responsable de tu buena salud.

El coco-kefir no solo mejorará a pasos agigantados tu sistema digestivo, si no que recolonizará el intestino y recubrirá las membranas mucosas con cepas sanas, beneficiando la microflora intestinal.
El coco-kefir es un alimento altamente nutricional, superior al yogurt, ya que fomenta una gran variedad de bacterias “buenas ” en tu microflora.

El kefir contiene levaduras beneficiosas que son capaces de “cazar” y destruir levaduras patógenas como la cándida albicans.
Las bacterias del kefir, limpian y purifican las paredes intestinales ayudando al cuerpo a ser más eficiente a la hora de resistir contra patógenos tales como: E. coli, salmonella o parásitos intestinales.
Ya que tenemos en nuestro cuerpo 10 veces más bacterias que células, es importante crear un ambiente óptimo para el equilibrio bacteriano.

Y hablando de equilibrio bacteriano…es importante tener en claro, que hoy en día, con la alimentación moderna, los humanos generamos una microflora extremamente deficiente que es la causa de desequilibrios de la glucosa en sangre, antojos de azúcar, aumento de peso, falta de inmunidad, baja energía y trastornos digestivos. Por eso, el kefir ayuda a sanar todos estos problemas al restaurar el equilibrio perdido.

También ayuda asimilar las vitaminas del complejo B y minerales como el magnesio, manganeso, hierro, potasio que lamentablemente también es bastante común su deficiencia.
Es una bebida ideal para las personas que hacen deportes extremos ya que debido a las enzimas y la cantidad de electrolitos que posee el agua de coco, te re-hidrata rapidísimo.
Esta bebida ofrece muchísimos beneficios a todas las personas independientemente de su condición ya que su consumo regular te ayuda aliviar los trastornos intestinales, limpia el sistema endocrino, reduce la flatulencia y crea un sistema digestivo saludable.
Y ahora mismo te traigo esta receta donde aprenderás hacerlo y te prometo que te va encantar!

NOTAS EXTRAS BASADAS EN EXPERIENCIA PERSONAL, que por supuesto bajo ningún punto de vista reemplaza ni medicamentos, ni los consejos de tu médico :
En mi círculo de amigos han surgido casos de dengue y el consumo regular del coco-kefir los ayudo apalear los fuertes síntomas que este provoca.
También aquellos que practican deportes que llevan el cuerpo al extremo de los límites, han sentido una sustancial mejora al beber coco-kefir.
Te repito, esta bebida no es la panacea, pero es excelente para apoyar una dieta sana y equilibrada.

image

coco kefir- Bebida efervescente natural

Y si quieres aprender a prepararla solo tenes que inscribirte en mi Newsletter donde aprenderás paso a paso hacer productos desde el coco como materia prima y al final, en el cuarto módulo, como sorpresa el proceso detallado de como preparar el coco-kefir desde el agua de coco, aquí lo tienes: La Magia del Coco

Licuado energizante de mango (para 2 porciones)

  • la pulpa de 1/2 mango maduro.
  • 1 Botella de 0.5 ml de Coco Kefir bien helado (aprende hacerlo en forma gratuita suscribiendote aquí: La magia del coco )
  • jugo de un limón verde.
  • 1/2 cucharadita de maca en polvo (opcional).
  • unas gotitas de stevia o xilitol (opcional)

Procedimiento:

  1. Agregar el mango, el jugo del limón verde, la maca y la mitad del coco-kefir en el vaso de la licuadora. Batir hasta que se forme una pasta homogénea.
  2. Agregar en un vaso (con hielo si lo deseas) y llenar el vaso con el resto del coco- kefir, revolver un poco y ¡ a disfrutar!.

Nuevamente me despido con la fuerte esperanza que realmente puedan introducir en su dieta todas las enseñanzas que comparto con todos ustedes en La Magia del Coco, mi primer curso on-line completamente gratuito.

Hasta la próxima.
Con amor,
Caro.

Fuentes:
Body Ecology Diet
The Inside Tract: Your Good Gut Guide to Great Digestive Health  

Donna Schwenk’s Cultered Food Life

The Art of Fermentation: An In-Depth Exploration of Essential Concepts and Processes from around the World

Digestion Connection

Institute for Integrative Nutrition

Las 8 principales razones de los antojos

¡Hola queridos Sapiens!

¡Feliz 2016!.
Espero que hayan tenido un gran comienzo :-). Es mi gran deseo que este año puedas alcanzar todos tus objetivos, lograr plenitud y bienestar pero sobretodo mucha, mucha salud que será empoderada de la mano de Cocina Sapiens para que en este 2016  tu transformación sea un completo hecho. ¿Estás listo?. ¡¡¡Vamos con TODO!!!

En este primer post de 2016 tenía la necesidad de tocar un tema muy especial: los antojos.

photo-1440637475816-2e8bf1d4b6f3

¿Qué son los antojos?

Los pobres antojos son tan infravalorados 🙁 . Normalmente la gente los asocia con falta de disciplina o incluso con ser flojos, vagos o carecer de falta de voluntad. De esa manera atentamos sin querer a nuestra autoestima, provocando un fuerte sentimiento de incapacidad de mantenernos motivados en lograr un objetivo.
La realidad es que -por suerte- no tiene nada que ver con un signo de debilidad, el antojo es la manera que tiene el cuerpo de comunicarse con nosotros, por lo cual son SUPER IMPORTANTES.
Normalmente están relacionados a deficiencias, que pueden ser tanto físicas como emocionales.

Así, para no atentar más contra nosotros mismos cuando esa pizza, helado o chocolate te hace caer en sus redes, vamos a ver cual es la causa real que hay por detrás.

Las 8 principales razones de los antojos

Af0sF2OS5S5gatqrKzVP_Silhoutte

1. Desequilibrio en la alimentación primaria.

Los humanos nos nutrimos no solo de comida. La nutrición abarca mucho mas que eso. Todo lo que nos rodea, hacemos, sentimos e incluso nuestra espiritualidad son formas de nutrirnos, así no es casual que nuestra alimentación primaria NADA tenga que ver con comida :-).
La alimentación primaria, tiene un preciado equilibrio entre 4 pilares fundamentales:

  • carrera
  • actividad fisica
  • espiritualidad
  • relaciones interpersonales

El desequilibrio entre estos cuatro pilares afecta todo tu ser. Por ejemplo: si estás en en un trabajo que no te gusta, que te estresa, que te quita las ganas de todo, pues esto mismo podría estar generando un fuerte desequilibrio que provoque situaciones de “picoteo”.

2. Agua

Que no te sorprenda :-), la falta de agua podría estar provocándote antojos. Muchas personas simplemente olvidan hidratarse. Las razones pueden ser múltiples, pero si estamos atentos a este mensaje, quizás ya tienes algo resuelto y lograr un gran adelanto.
La deshidratación puede manifestarse como hambre moderado, por lo cual lo primero que deberías hacer es beber agua, pero con cierto cuidado, ya que el exceso también puede causar antojos, así asegúrate que su consumo esté bien equilibrado. Ni muy, muy… Ni tan, tan 😛

3. Desequilibrio entre Yin y Yang (energia de expansión y contracción)

photo-1422207049116-cfaf69531072

Ya en el post del dulce de leche saludable les explique un poco la importancia de tener balanceada la energía Qui o Ki, pero de todas maneras lo vemos en detalle:
Ciertos alimentos tienen cualidades más yin (expansión), mientras que otros alimentos son más yang (contracción). Comer alimentos que son o bien muy yin, o extremadamente yang, provoca antojos con el fin de mantener el equilibrio. Por ejemplo, comer una dieta demasiado rica en azúcar (yin) puede provocar un fuerte deseo de algo salado (yang). Comer demasiados alimentos crudos (yin) puede causar antojos de alimentos muy cocidos (deshidratados) o viceversa.
Por eso, es importante que dentro de tus elecciones nutricionales puedas ver y entender este mensaje para lograr un equilibrio.

4. Mi pasado se manifiesta

Muchas veces, los antojos provienen de alimentos que hemos comido recientemente, de los consumidos por nuestros antepasados, o alimentos que amábamos comer en nuestra infancia.
Por ejemplo: me dan unas ganas desesperadas por comer ese plato que alguien muy querido preparaba cuando volvía del colegio. O también antojos de aquel postre que comimos con regularidad en reuniones familiares, es aquí donde nuestra historia emocional se manifiesta. En estas situaciones nuestra mente ha construido relaciones positivas con el alimento, así pues, cada vez que estés pasando por un momento emocional duro o situaciones de estrés, la mente querrá recuperar el equilibrio “dándote ideas” de como lograrlo. Lo mejor, es comer versiones saludables de esos ricos antojos y aquí en Cocina Sapiens tenemos recetas riquísimas. Aprovéchalas.

5. Según la estación del año

¡Qué maravilla es el cuerpo!, tanto que puede incluso avisarnos cuando no estamos comiendo lo que la naturaleza nos tiene destinado en cada estación.
A menudo, el cuerpo pide alimentos que equilibran los elementos de la temporada. En la primavera, normalmente nos inclinamos por alimentos desintoxicantes como vegetales de hojas verdes o cítricos. En el verano, te dan ganas aquellos que causen refrigeración como las frutas, alimentos crudos o  helados. En el otoño tenemos tendencia a la calabaza, cebolla y nueces. Y durante el invierno, los alimentos calientes que producen calor como la carne, el aceite y la grasa.

6. Falta de nutrientes

photo-1422919869950-5fdedb27cde8

Si el cuerpo tiene los nutrientes inadecuados, producirá antojos extraños. Por ejemplo, los niveles de minerales inadecuados producen antojos de sal, y la nutrición inadecuada en general produce antojos de formas no nutricionales de energía, como la cafeína. Por eso, cuando te den muchos antojos de alimentos que te llevan a una contracción o expansión muy fuerte, observa que haz ingerido en los últimos días. Una buena manera de entender si es esta la causa, es llevando un apunte de todas las ingestas  y descifrar en forma consciente dónde está el punto en cuestión.

7. Desequilibrio hormonal

Cuando las mujeres experimentamos la menstruación, embarazo o la menopausia, la testosterona y la fluctuación de los niveles de estrógeno puede causar antojos.

8.  Regresión

Cuando las cosas van muy bien, a veces somos víctimas de nosotros mismos y ocurre un auto-sabotaje. Ansiamos alimentos que nos crean distracción, o nos quitan de nuestro foco, creando así más antojos para equilibrarnos. Esto sucede a menudo por nuestros niveles de azúcar en sangre, dando lugar a fuertes cambios de humor.

¿ Y que puedo hacer cuando alguna de las 8 causas me afectan?

  1. Como primera recomendación, cómprate un cuaderno y escribe de puño y letra, qué es lo que sientes en el momento que te da el antojo, respira y bebe agua en forma moderada. Una vez que leas que haz comido durante el último tiempo y cómo te haz sentido, podrás concientizar dónde esta el desequilibrio y actuar.
  2.  Si haz comenzado a introducir cambios de hábitos en tu vida, sé paciente contigo mismo. Recuerda que los antojos no son malos, todo lo contrario, nuestro ser integral nos esta comunicando algo. Ahora solo te toca inteligentemente entender esos mensajes.
  3. Que tengas ganas de comer ciertos alimentos no te convierte en alguien sin fuerza de voluntad, nada más lejano. Ahora sabes que es la manera en que el cuerpo manifiesta otras necesidades.
  4. Práctica la compasión y se amable contigo mismo, no te trates mal. Estás aprendiendo y en el proceso estamos siempre bajo prueba y error y los errores son para aprender :-).
  5. Quiebra tus propias reglas, a veces es mejor comerse un pequeño heladito, una porción de pizza o una pedacito de la tarta que hizo tu madre, que pasar por el estrés de estar probiéndote algo.
    Date el gusto y disfrútalo, sin culpas.
  6. Entiende que aquí no hay correcto o incorrecto, solo presta atención y observa al detalle, todo lo que acontece en tu cuerpo. Si es necesario toma apuntes, porque como individuos, todos tenemos necesidades totalmente únicas.

Te mando un gran abrazo y disfruta siempre, porque lo importante es que seamos felices 😉

Caro.