Menú Navideño- sano y rico – 3era y ultima parte

Menú Navideño

 

¡Hola Sapiens!,
¡Ya tengo lista la última entrega para el menú Navideño! es un Pastel de Verduras y aunque no lo creas esta completamente hecho sin grasas.

Digestiones lentas

Hay muchas personas que tienen cierta sensibilidad  para digerir las grasas, así pues he pensado en ellos.
En el caso de personas con ciertas sensibilidades digestivas siempre les aconsejo tomar alimentos fermentados, como Sauerkraut o vinagre de manzana antes de empezar a comer o bien durante la comida. Muchas veces, el desequilibrio de bacterias genera poca acidez para digerir alimentos, así, estos nos ayudan a crear digestiones menos pesadas y aportar bacterias amigables a nuestro intestino.
Por eso, si es tu caso, con apenas una cucharada de vinagre de sidra de manzana antes de comer o una cucharada de chucrut o sauerkraut en la ensalada, vas a notar una diferencia importante. Sumado a esto es vital que mastiques muy requetebién cada bocado, que en el proceso de la formación del bolo alimenticio, la saliva genera enzimas digestivas que también tiene muchísimos más beneficios como por ejemplo perder peso.

Pastel de verduras sin papa

Ingredientes:

  • 2 tazas de puré de coliflor haz click aquí para aprender hacerlo
  • 1 ramita de apio
  • 1 zanahoria
  • 1/2 pimiento morrón
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 taza de agua
  • 250 grs de champiñones
  • 3 cdas de aceitunas picadas
  • 1/2 cucharadita de pimenton dulce
  • 1/2 cdita de comino
  • sal marina y pimienta a gusto

Para la decoracion (opcional): estrellas de batatas al horno

  • 1 batata grande
  • 1 tomate cortado en cubitos pequeños
  • aceite de olivas extra virgen a gusto
  • arvejas, cantidad necesaria

Procedimiento:

1. Preparar el puré de coliflor como lo indico en esta receta (puedes quitar el ghee si lo deseas) y reservar.

2. Lavar y cortar en cubitos pequeños el apio, la zanahoria, la cebolla y el pimiento morrón.

3. Poner una sartén a fuego medio y cuando este bien caliente agregar todas las verduras cortadas. Mover un poco con una cuchara de madera y agregar de a chorritos el agua hasta llegar a la media taza. Cuando se reduzca el agua agregar la otra mitad, tapar y  cocinar a fuego mínimo (si ves que necesita mas agua agrégale, pero fíjate que la preparación no te quede demasiado jugosa).

4. Agregar los condimentos, las aceitunas. Mezclar .

5. Mientras se cocinan las verduras, limpiar los champiñones y cortarlos en cubitos bien pequeñitos.

6. Agregarlos a la preparación anterior, dejar cocinar por unos minutos. Probar, y si hace falta ajustar los condimentos.

7. Una vez cocida totalmente la preparación, retirarla del fuego y dejar enfriar unos minutos. Aprovechar el tiempo y precalentar el horno a 180º C

8. La preparación alcanza para 8 porciones individuales, pero también puedes hacerla en una fuente pirex. Distribuir las verduras en las fuentecitas y cubrir con el puré de coliflor

9. Hornear por unos 25 minutos y servir caliente.

Para la decoración:

1. Lavar muy bien la batata con un cepillo, pelar, cortar en pedazos finos y con una forma de galletas proceder a cortar las estrellitas.

2. Hornear sin grasas durante aprox. 30 minutos a unos 200ºC

3. Cuando estén doradas retirar del horno y si se gusta pincelar con aceite de olivas extra virgen.

4. Ubicar en el plato junto con las arvejas y los cubitos de tomates.
Agradecer las pequeños regalos que nos da la vida

Y como última cosita he deseado traducir este video para que te ayude apreciar cuantos regalos maravillosos hay en tu vida. Ser un ser agradecido, nos hace ver las cosas mas fáciles, nos pone la mochila más ligera, nos ayuda a perdonar y a sentirnos bendecidos. Agradece cada vez que puedas, no existe momento ideal para hacerlo, simplemente entrégate por unos segundos y veras como lentamente se convierte en un hábito.

Un abrazo enorme para todos y ¡Feliz Navidad!

Caro.

¡Pop! amaranto con yogurt de coco casero

IMG_2232

 

Hola a todos!…

¡Estoy tan contenta!.

¡Si!, feliz, feliz porque después de mucho trabajo, por fin, está disponible en Cocina Sapiens, mi primer y nuevo programa: “La Magia del Coco” que cree y diseñe especialmente para vos.
Este regalito, es mi manera de agradecerte todo este tiempo que me haz acompañado, en la creación de este blog informativo, para que estés donde estés, y comas lo que comas, tu vida pueda ser cada día un poco más equilibrada y un poco más sana.

“La Magia del Coco”, es un programa totalmente gratuito distribuido en 4 módulos que podrás ver online.
Lo único que tenes que hacer es suscribirse a mi newsletter dando click aquí. Seguís todos los pasos que te va indicando el programa y  ¡ya estas listo para empezar a disfrutar!.
En el transcurso de 4 días, irás recibiendo diariamente un email que contiene un módulo que te guiará de la mano con este contenido:

  • aceite de coco de primera prensada en frío.
  • leche de coco.
  • yogurt de coco.
  • harina de coco
  • yyyy una linda sorpresita para el final, que estoy segurísima te va a encantar.
    No esperes más, suscribite y empeza a recibir los beneficios de toda esta información en forma exclusiva.

Amaranto, el alimento de los ancestros

image

Siempre, antes de pasar a la receta, me gusta contarles un poco del alimento en cuestión. Hoy le llegó el turno al amaranto. Y como no me gusta mucho hervido, encontré la manera de hacerlo y ¡me encanta!. Por eso, siento que sería una opción interesante para todos aquellos que queremos beneficiarnos de su alto contenido nutricional, pero por sobretodo saborearlo y disfrutarlo. Pero antes aprendamos que es el amaranto:

El amaranto, está en la lista de granos ancestrales. Se cree que su cultivo data entre 5000 y 8000 años a.C. en la zona de Centroamérica- Mexico, y entre Peru- Ecuador.
El amaranto, nombre derivado del griego que significa “inmortal” e “inmarchitable”, es uno de los más antiguos cultivos alimenticios conocidos. Alimento de recolectores y cazadores junto con el maíz, el frijol y la calabaza.

Y ahora que tenemos una pequeña introducción historia, les cuento que hay muchas teorías respecto a si debemos o no comer cereales, puesto que la agricultura llegó a nuestra evolución, casi ayer -por decirlo de alguna manera- y según algunos científicos como Dr. Perlmutter  en su libro “Cerebro de Pan” sostiene que el cuerpo no necesita de ellos para vivir, si no todo lo contrario, afecta nuestra salud sustancialmente.
Teorías, son teorías, todas respetables, lo importante es que uno encuentre el camino para alcanzar una dieta sana y equilibrada, pero por sobretodo, que sea apropiada para tus necesidades tanto físicas como energéticas y sostenible a lo largo de toda tu vida.
Soy de la idea que siempre es mejor agregar que quitar, entendiendo nuestra nutrición como un acto consciente e inteligente, dando paso a la inclusión de alimentos olvidados para agrandar nuestra paleta de elecciones.

¡Rescatemos!

Con la modernidad hemos dejado de consumir muchos granos que por suerte -aún- la mano del hombre no los han modificado genéticamente (alimentos transgénicos), puesto que hasta hace  pocos años no existía demanda de la industria para procesarlos, por eso, en estos tiempos donde un gran porcentaje de alimentos sufren modificaciones, los granos ancestrales, siguen siendo los más seguros de consumir.
Por eso, el amaranto junto con la quinoa, trigo sarraceno, chia, mijo, sorgo, teff son algunos de nuestros que podemos rescatar. Redescubrirlos te ayudará a no depender tanto del trigo o avena (como para nombrar algunos), que lamentablemente sí fueron víctimas de la biotecnología y su consumo diario, afecta directamente nuestra salud. Recorda: lo importante es SIEMPRE alternar todos los alimentos, variar todos los días, especialmente si se trata de granos. Tus intestinos te lo van agradecer.

¿Y la proteína?

Cuando se inicia cambios de hábitos incluimos alimentos integrales y menos procesados. Y es ahí precisamente donde nos cuestionamos todo. La mayoría de las personas tienden a comer menos alimentos de origen animal y las dudas aparecen como brotando de todos lados. ¿y ahora, de donde saco las proteínas?
Incluir amaranto en la dieta te puede servir para reemplazar la proteína animal.¿por qué?, lee estos datos:
Posee un alto contenido de proteínas (entre un 15 y 18%), minerales: magnesio, potasio, fósforo pero lo relevante es que su concentración de calcio es tres veces mayor a lo que podría ofrecerte un vaso de leche. Genial, ¿no?. Igual, lo que a mí más me sorprendió, es que a parte de todos esos beneficios, es un grano que contiene ¡vitamina C!… increíble.
Como ves, el amaranto, tiene una alta calidad nutritiva. ¿Qué esperas para salir corriendo a comprarlo?.

 

¡Pop! amaranto y yogurt de coco

IMG_2234

Empezar la mañana con un rico desayuno, que te llene de energía, te cambia el día.
En lo personal, es durante la mañana cuando mejor funciono, luego de un buen y reparador descanso de 8 horas.
Comer cereal, es para mi la opción más rápida, especialmente si tengo una lista enorme de cosas para hacer durante el día. Normalmente tengo amaranto inflado ya preparado y si no lo como con yogurt de coco o almendras casero. También, la leche vegetal, es una gran opción.
Al final, lo importante es que puedas incluir este cambio a tu dieta, pero sobretodo entiendas que hay opciones ricas y super saludables. Prometo que nada es imposible, solo hay que buscar opciones.

¡Pop!, amaranto – Amaranto inflado-

Para su preparación vas a necesitar:

Amaranto crudo
una sartén antiadherente.
un frasco con cierre hermético para guardar.

Para preparar tu desayuno con yogurt casero de coco:

  • Amaranto inflado a gusto.
  • Yogurt de coco (que podes aprender hacerlo pinchando aquí)
  • Frutas a gusto
  • Miel cruda, sirope de arce, stevia o xilitol para endulzar.
  • Nueces picadas a gusto.
  • Chia (opcional)

Ahora, solo te queda mirar el video que preparé para que puedas entender mejor como hacerlo.

 

Una vez más, cierro con la fuerte esperanza de haber aportado un granito de arena, para que tus cambios hacia una transformación general de tu vida sea posible de la mano de Cocina Sapiens.

¡Hasta la próxima!

Con todo mi amor,

Caro.

 

Mermelada sin azúcar- super fácil-

IMG_1821

Estoy feliz, feliz…siiiiiii, después de mucho mezclar e investigar POR FIN, logré una mermelada digna de compartir con el mundo: completamente sin azúcar. La hice en dos versiones y con dos frutas diferentes: moras y frutillas, pero imagino que con arándanos debe quedar deliciosa también -seguramente se puede hacer con otras frutas, seria cuestión que pruebes ;-)- .

Se pueden usar para cualquier tipo de dietas, tanto para la dieta vegana o como para los que siguen la otra totalmente opuesta: la paleolítica, pero también  para quienes sufren de diabetes. TODOS, TODOS pueden comerla, no importa como te alimentes, te va a encantar.
Incluso es una receta para los que no quieren pasar mucho tiempo en la cocina, ya sea por el trabajo o porque simplemente no les gusta..en apenas 20 minutos y con apenas 4 ingredientes esta lista para envasar. Pero lo importante de esto es que NO TIENE AZÚCAR REFINADA.

Primera versión: con miel

mermelada sin azúcar

Ingredientes:

  • 2 tazas de frutillas (fresas)cortadas en cubos pequeños (puede ser también, arándanos, moras o frambuesas)
  • 3 cucharadas de miel cruda (de productor zonal y sin pasteurizar)
  • 1 cucharada de jugo de limón.
  • 1 cucharada de chia.

Procedimiento:

  1. En una olla pequena colocar los cubitos de frutillas con la miel y el jugo de limón.
  2. Poner la olla a fuego mediano y esperar a que rompa el hervor y dejar cocinar por alrededor de 5 minutos, luego bajar a fuego mínimo y cocinar 5 minutos más.
  3. Retirar del fuego y agregarle la chía y dejar que se enfrie.
  4. envasar y se conserva refrigerada hasta por una semana…si llega  😉

Segunda versión: con Stevia líquida

mermelada sin azúcar

 Ingredientes:

  • 2 tazas de moras, arándanos o frutillas.
  • 1 cucharada de jugo de limón.
  • 1 cucharada de agua.
  • una cucharada de chía.
  • Stevia líquida a gusto.

Procedimiento:

  1. Poner una ollita a fuego medio y agregar las moras, el jugo del limón y la cucharada de agua.
  2. Cuando rompa el hervor, bajar el fuego a mínimo y cocinar durante aproximadamente 10 minutos mientras se va revolviendo de tanto en tanto.
  3. Desligar el fuego cuando la fruta este blandita y se despedace con el paso de la cuchara de madera.
  4. Dejar enfriar y agregar la chía.
  5. Cuando este totalmente fría agregarle unas gotas de Stevia de excelente calidad ( si es casera mejor) a gusto.
  6. Poner la preparación fría en un frasco de vidrio y conservar refrigerada hasta 10 días…si llega 😉

 

Como pueden ver, es super fácil, hasta los peques de la casa pueden hacerla.
Nosotros la comimos con pan de quinoa, sin gluten y sin proteína animal (foto abajo).

mermelada sin azúcar

Y también como salsa en una torta húmeda de harina de coco (foto abajo).

mermelada sin azúcar

También podes agregarla a los helados, con seguridad queda deliciosa :-).

Compartan con sus amigos, que esta receta llegue a todos lados, que nos merecemos opciones ricas pero sobretodo, saludables.

Como siempre, si tenes alguna pregunta, encantada te ayudo.

Con todo mi amor,
Caro.