Masa madre sin gluten (fácil de hacer)

masa madre

Masa madre

Hacer masa madre es algo que quería enseñarles hace rato.
En un principio, pensé hacerlo todo por escrito, pero hubiera sido una lectura interminable :-P, por eso hemos hecho un video para que aprendas el paso a paso, sin que te pierdas un solo detalle.
Pero antes de meter las manos en la masa, vamos aprender un poco sobre este alimento tan antiguo.

¿Qué es la masa madre?

Si no estás familiarizado con las fermentaciones de harinas, te preguntarás qué es la masa madre y para qué sirve.
La masa madre es la fermentación natural mediante un cultivo de microorganismos simbióticos (presentes en el ambiente y el alimento) que nacen de una mezcla entre algún tipo de harina y agua, siendo ésta la base para hacer los famosísimos panes sin levadura.
Este tipo de fermentaciones la hemos usado los sapiens desde que incluimos los granos a nuestra dieta hace más de 5000 años.
Si bien los granos -así tal cual los cosechamos- son un alimento imposible de digerir para nuestro sistema digestivo, gracias a la acción y observación de nuestros antepasados, tras su molienda y fermentación, se logra un alimento altamente nutritivo y lleno de beneficios.
La fermentación natural de la harina (cualquier variedad), hace que todos los nutrientes queden biodisponibles para el cuerpo. Esto significa que en el proceso, las bacterias actuarán como la llave activadora para abrir la puerta a todos los nutrientes encerrados en la semilla y de esta manera lograr un alimento altamente nutritivo.

El pan nuestro de cada día

Hace poco más de 100 años atrás, no comíamos el pan que actualmente consumimos. Con la llegada de la industria, nuestros alimentos dejaron de ser alimentos y pasaron a ser “productos alimenticios”, que es algo BIEN distinto.
En la cultura del sin tiempo, la premisa es producir rápido, barato y agradable al paladar, sin importar el precio que pagamos por ello.
Es así como el trigo perdió calidad con la agricultura de monocultivo y de un alimento básico-esencial, se convirtió en un alimento dudoso y controversial.
Pero esto es solo la punta del iceberg, el problema de fondo es que a parte de todos los químicos que se usan para cosechar los granos y conservar el pan por largos periodos, hemos reemplazado la fermentación natural (lenta), por la fermentación con levadura de cerveza (rápida). Sí, un pequeño hongo unicelular es el responsable de crear en el transcurso de un cortísimo tiempo, un pan esponjoso y suave.
Con esta fermentación tan rápida originada por una sola cepa: Saccharomyces cerevisiae (1), no ocurre el mágico proceso que producen las bacterias probióticas en la masa madre. Con levadura de cerveza, el grano no tiene ni el tiempo, ni el medio adecuado para convertir todos sus antinutrientes en un alimento  biodisponible para que la digestión se realice sanamente y nos nutra.
Así es que, no es el gluten el inconveniente, el problema es que  NO FERMENTAMOS LENTAMENTE Y ENVENENAMOS NUESTROS ALIMENTOS. Sinceramente, con esta situación, ¿cómo todavía nos puede sorprender que día tras día, haya más gente intolerante, alérgica, celíaca o peor aún con enfermedades más graves?

Lo que nos venden, no se le puede llamar pan…ni tan siquiera alimento.

Por eso, verdadero pan es lo que haremos nosotros. Empecemos con lo básico, hacer la MASA MADRE

Ingredientes:

  • 1/2  taza* de harina integral de arroz (te recomiendo Demeter– agricultura biodinámica)
  • 1/2 taza de agua de excelente calidad (filtrada)
  • 1 frasco de vidrio
  • 1 bandita elástica
  • 1 trapo limpio

Procedimiento:

Veámos el video…

 

Consejito extra:

Con la misma receta de masa madre de harina de arroz, puedes preparar muchas otras diferentes tipos de harinas fermentadas. Pruébalo con harina de quinoa hecha en casa. Con un click aquí  podrás aprender hacer la harina en casa.

Un abrazo gigante y que te diviertas mucho creando nuevas recetas a partir de esta genial masa madre sin gluten.

 

Con todo mi amor, Caro.

PD: en el próximo video, les explicaré como se hace el pan. Paciencia.

 

(1) También está presente en la fermentación natural, pero no como única cepa.

* Equivalencia de medidas para la harina

  • 1 kilo de harina = 8 y 1/2 tazas aprox.
  • 1 taza de harina = 120 a 130 gr aprox.
  • 1 cucharada rasa harina = 10 gr aprox.
  • 1 cucharada colmada de harina = 20 gr aprox.
  • 1 cucharadita rasa de harina = 3 gr aprox.
  • 1 taza de maicena = 100 gr

 

Jugo de manzana tibio con especias.

Hace rato quería compartir esta receta fácil, deliciosa, natural y llena de beneficios nutricionales. Es realmente ideal para los primeros días frescos de otoño o pleno invierno.

La primera vez que tome una tacita de jugo tibio fue en Alemania hace unos 7 años atrás. Fue para un evento del jardín de infantes de mi hija mayor. Era una tarde de diciembre, como casi siempre súper fría en el país teutón. Las maestras habían organizado con mucha dedicación una reunión en el bosque para commemorar todos juntos la víspera de Navidad.

Les puedo asegurar que el frío que hacia ese día, “calaba los huesos”, pero las ganas de divertirnos y jugar con los peques fue mayor. Por eso ninguna excusa era valida, ¡a ponerse la ropa correcta y a disfrutar!.

Los alemanes, pueblo que tiene una amplia experiencia en esto de no pasar frío o mejor dicho “que el frío no te detenga”, prepararon un jugo “caliente” que cuando lo probé me supo a gloria. No sólo estaba riquísimo, si no que suavemente empece a sentir como ese calorcito me recorría el cuerpo…¡que placer para todos los sentidos!.

Así es que ni “lerda ni perezosa”, pedí la receta, que no es ninguna ciencia, sólo hay que tener ciertos utensilios de cocina.

Ingredientes

  • Unas 10 Manzanas rojas.
  • Canela a gusto.
  • Jengibre (opcional)
  • El jugo de medio limón.

Utensilios

  • Extractor de jugos.
  • Dos recipientes para calentar a baño María.

 

Procedimiento: 

  • Lavar bien las manzanas con un cepillo.
  • Pasarlas por el extractor de jugos.
  • Calentar agua y preparar un baño María.
  • Colocar el jugo al baño María, añadirle la canela y el jengibre si te gusta.
  • Revólver y una vez que sientas que esta tibiecito a servirlo y disfrutarlo.

¿Por qué baño Maria y no fuego directo?.

La realidad es que si se puede poner a fuego mínimo directo, el problema está en que cualquier alimento expuesto a una temperatura mayor de 42 grados Celsius, se “quema”. Las enzimas mueren y buena parte de los beneficios se los lleva el calor intenso.

Tal es así, que vamos a disfrutar de esta deliciosa bebida en forma Sapiens, o sea en la forma más sabia posible, para que nuestro cuerpo pueda aprovechar al máximo de todos los nutrientes que le damos.

Para finalizar un consejito extra: a la hora de beberlo, tratemos que sea en calma, suavemente y de a sorbitos, que si lo hacemos rápido y sin pausa, será un impacto para nuestro cuerpo y subirá rápidamente el índice de nuestra glucosa en sangre y eso no queremos…sabia la naturaleza, nos hizo para disfrutar.

Un abrazo enorme para todos, con amor,

Caro.