Delicioso pan de masa madre sin gluten

Pan de masa madre sin gluten

Pan de masa madre sin gluten

Pan de fermentación natural con masa madre

Masa madre, es un cultivo de levaduras que nacen por obra y gracia de la combinación del agua, el aire y la harina. Pan, Brot, bread, pain o paõ no importa el idioma que uses, es para muchas culturas, base de la alimentación. Sinónimo de la abundancia por excelencia : “que nunca nos falte el pan, la salud y el amor” es lo que la mayoría de nosotros escuchamos y repetimos a lo largo de nuestras vidas, como manifestación de un deseo sincero, pero curiosamente ahora mismo, este alimento milenario que paradójicamente también es sinónimo de amor, salud y espiritualidad, está en la mira de todas las tendencias dietarias. ¡Malo, malísimo!, culpable de todos nuestros males :-P…Pobre pan, ahora le toca estar en el banquillo de los acusados, junto con su gran e incondicional compañero los lácteos.
No voy adentrarme en las bondades de la leche, porque no es el tema del día, pero ya lo haré a su debido momento, mientras me gustaría contarles cuales son las verdaderas razones por la cual el pan se transformó villano de la peli.

Alimento vs producto alimenticio

Desde que la industria se encarga de darnos de comer, nuestra salud ha comenzado a caer en picada. En muchos casos ya hablamos de pandemia: diabetes, obesidad, Alzheimer, cáncer, enfermedades autoinmunes y una lista enorme de dolencias que tienen como punto de origen la inflamación y el sistema digestivo …¿y a quién le han echado la culpa?, sí, sí al pan o mejor dicho al gluten. Algo que a mí personalmente me cuesta darle crédito, ya que el problema no es el gluten, si no en el estado dramático que tenemos nuestra flora intestinal a causa de una vida rodeada de excesos de toda naturaleza, generando deficiencias que podemos ver claramente. Por eso, miremos el todo, para tener una visión mas global de la situación y entender que no hay un factor culpable, si no que simplemente la vida moderna, nos pasa factura.

Si bien, son muchos los factores externos (e internos) que nos lleva a enfermar, el alimento es un denominador común en la mayoría de los casos.  Y esto no tiene que ver con el alimento en sí, si no porque hoy día, la mayoría de los sapiens, no cocina su comida desde cero y prefiere “ahorrar tiempo” comprando productos que desconoce totalmente su origen y como fue elaborado. Son muy pocos quienes se toman el trabajo de leer etiquetas y entender que mientras más procesos industriales sufre, más calidad nutricional pierde. Hoy día un alimento procesado sacia, pero no nutre, por el contrario produce muchas alteraciones que empiezan en el acto de compra. Entonces,  producto alimenticio es manufacturado y pasa por muchos procesos industriales y químicos (para alargar su vida en las góndolas y abaratar costos) y EL alimento, es aquel que el cuerpo reconoce como tal y puede asimilar sin mayores inconvenientes. O sea, que un pan te enferme o no, depende de con que cristal lo mires.

Cocina tradicional -coaching-

Como coach en salud y nutrición, cuando trabajo en cambio de hábitos (si bien siempre es muy individual), primero me concentro en que la persona entienda que cocinar sus propios alimentos es CRUCIAL y que no se focalice en lo dañino, si no en entender los procesos tradicionales (y naturales) de cocción de alimentos, para aprender apreciar la simpleza de los sabores. Si señor, re-educación, buscando una propia identidad alimenticia, que es lo que lamentablemente hemos perdido.
Así que esto no se trata de quitar y crear dietas restrictivas difíciles de sostener a largo plazo, que nos privan de alimentos que quizás necesitemos para mantener un bienestar, si no mas bien entender la importancia de nutrirnos con alimentos reales. Facilitar al cuerpo el ahorro de energía en las digestiones ligeras para ganar en salud, ya que alimento que no se digiere, NO NUTRE.
Comer inteligentemente es un arte, el arte del autoconocimiento, del re-descubrimiento..te prometo que cuando le das paso a la calidad en todo su espectro, tu cuerpo empezará a tener las herramientas necesarias para generar y regenerar.

Rescatemos el pan de las sombras, no es lo peor de lo peor, es que simplemente lo consumimos mal preparado.

Pan de masa madre sin gluten

Hemos fermentado nuestros granos, verduras, carnes, tés, lácteos desde que nació la agricultura y nos vimos en la necesidad de conservar el alimento, pero en nuestra loca carrera evolutiva, con la llegada de la refrigeración, hemos perdido la sana costumbre de continuar haciéndolo, así es que para que no te perdieras ni un solo detalle de como se hace, creamos un video donde te explico todo paso a paso, pero primero es necesario que te explique algunos puntos.

La Receta:

Para una buena compresión  dividí la receta en tres fases.

  1. La primera, será para crear la masa base y es la 1era fermentación.
  2. La segunda, preparáremos la masa y acontecerá la segunda fermentación.
  3. Y por último, en la tercera, horneáremos el pan.

Ingredientes

 FASE 1

  • 1 taza de agua filtrada (imprescindible NO usar agua clorada)
  • 1 taza de masa madre sin gluten (pincha aquí para aprender hacerla)
  • 1 taza de harina integral de arroz (te recomiendo de agricultura biodinamica- Demeter-)
  • 1 bol de vidrio
  • 1 cuchara de madera
  • 1 bandita elástica
  • 1 trapo limpio para cubrir el bol

 FASE 2

  • 100 grs de tapioca (puede ser otro tipo de almidón)
  • 200 grs de harina de sorgo
  • 200 grs de harina sarraceno
  • 100 grs de harina de avena sin gluten (puede reemplazarse por arroz)
  • 1 cucharadita de sal (opcional)
  • 600 ml de agua tibia (aprox)
  • 3 cucharadas al raz de harina de linaza
  • 3 cucharadas al raz de cáscara de psyllium
  • 1 cucharada al raz de azúcar panela.
  • moldes y trapos limpios
  • 1 bolsa de plástico
  • opcional: batidora

 FASE 3

  • Un poco de harina para espolvorear
  • Papel para hornear
  •  1 cuchillo con muy buen filo
  • Espátulas
  • Papel aluminio
  • 1 bandeja de metal
  • Agua
  • 1 rociador de agua (opcional)

Preparación:

Veamos el video. Disfrútalo mucho…

 

Espero con todo mi corazón que esta receta del pancito fermentado te guste tanto como a mí, pero sobretodo que disfrutes  del proceso, de verdad es fascinante la transformación casi mágica que ocurre con el alimento cuando se respetan los tiempos naturales de preparación y cocción. El alimento real, crea salud, vuelve al corazón de la casa y cocina tus alimentos con ingredientes reales.

Con todo mi amor,
Caro.

* Equivalencia de medidas para la harina

  • 1 kilo de harina = 8 y 1/2 tazas aprox.
  • 1 taza de harina = 120 a 130 gr aprox.
  • 1 cucharada al raz de harina = 10 gr aprox.
  • 1 cucharada colmada de harina = 20 gr aprox.
  • 1 cucharadita rasa de harina = 3 gr aprox.
  • 1 taza de almidón = 100 gr

 

 

Masa madre sin gluten (fácil de hacer)

masa madre

Masa madre

Hacer masa madre es algo que quería enseñarles hace rato.
En un principio, pensé hacerlo todo por escrito, pero hubiera sido una lectura interminable :-P, por eso hemos hecho un video para que aprendas el paso a paso, sin que te pierdas un solo detalle.
Pero antes de meter las manos en la masa, vamos aprender un poco sobre este alimento tan antiguo.

¿Qué es la masa madre?

Si no estás familiarizado con las fermentaciones de harinas, te preguntarás qué es la masa madre y para qué sirve.
La masa madre es la fermentación natural mediante un cultivo de microorganismos simbióticos (presentes en el ambiente y el alimento) que nacen de una mezcla entre algún tipo de harina y agua, siendo ésta la base para hacer los famosísimos panes sin levadura.
Este tipo de fermentaciones la hemos usado los sapiens desde que incluimos los granos a nuestra dieta hace más de 5000 años.
Si bien los granos -así tal cual los cosechamos- son un alimento imposible de digerir para nuestro sistema digestivo, gracias a la acción y observación de nuestros antepasados, tras su molienda y fermentación, se logra un alimento altamente nutritivo y lleno de beneficios.
La fermentación natural de la harina (cualquier variedad), hace que todos los nutrientes queden biodisponibles para el cuerpo. Esto significa que en el proceso, las bacterias actuarán como la llave activadora para abrir la puerta a todos los nutrientes encerrados en la semilla y de esta manera lograr un alimento altamente nutritivo.

El pan nuestro de cada día

Hace poco más de 100 años atrás, no comíamos el pan que actualmente consumimos. Con la llegada de la industria, nuestros alimentos dejaron de ser alimentos y pasaron a ser “productos alimenticios”, que es algo BIEN distinto.
En la cultura del sin tiempo, la premisa es producir rápido, barato y agradable al paladar, sin importar el precio que pagamos por ello.
Es así como el trigo perdió calidad con la agricultura de monocultivo y de un alimento básico-esencial, se convirtió en un alimento dudoso y controversial.
Pero esto es solo la punta del iceberg, el problema de fondo es que a parte de todos los químicos que se usan para cosechar los granos y conservar el pan por largos periodos, hemos reemplazado la fermentación natural (lenta), por la fermentación con levadura de cerveza (rápida). Sí, un pequeño hongo unicelular es el responsable de crear en el transcurso de un cortísimo tiempo, un pan esponjoso y suave.
Con esta fermentación tan rápida originada por una sola cepa: Saccharomyces cerevisiae (1), no ocurre el mágico proceso que producen las bacterias probióticas en la masa madre. Con levadura de cerveza, el grano no tiene ni el tiempo, ni el medio adecuado para convertir todos sus antinutrientes en un alimento  biodisponible para que la digestión se realice sanamente y nos nutra.
Así es que, no es el gluten el inconveniente, el problema es que  NO FERMENTAMOS LENTAMENTE Y ENVENENAMOS NUESTROS ALIMENTOS. Sinceramente, con esta situación, ¿cómo todavía nos puede sorprender que día tras día, haya más gente intolerante, alérgica, celíaca o peor aún con enfermedades más graves?

Lo que nos venden, no se le puede llamar pan…ni tan siquiera alimento.

Por eso, verdadero pan es lo que haremos nosotros. Empecemos con lo básico, hacer la MASA MADRE

Ingredientes:

  • 1/2  taza* de harina integral de arroz (te recomiendo Demeter– agricultura biodinámica)
  • 1/2 taza de agua de excelente calidad (filtrada)
  • 1 frasco de vidrio
  • 1 bandita elástica
  • 1 trapo limpio

Procedimiento:

Veámos el video…

 

Consejito extra:

Con la misma receta de masa madre de harina de arroz, puedes preparar muchas otras diferentes tipos de harinas fermentadas. Pruébalo con harina de quinoa hecha en casa. Con un click aquí  podrás aprender hacer la harina en casa.

Un abrazo gigante y que te diviertas mucho creando nuevas recetas a partir de esta genial masa madre sin gluten.

 

Con todo mi amor, Caro.

PD: en el próximo video, les explicaré como se hace el pan. Paciencia.

 

(1) También está presente en la fermentación natural, pero no como única cepa.

* Equivalencia de medidas para la harina

  • 1 kilo de harina = 8 y 1/2 tazas aprox.
  • 1 taza de harina = 120 a 130 gr aprox.
  • 1 cucharada rasa harina = 10 gr aprox.
  • 1 cucharada colmada de harina = 20 gr aprox.
  • 1 cucharadita rasa de harina = 3 gr aprox.
  • 1 taza de maicena = 100 gr

 

Coco Kefir- bebida probiótica efervescente

 

image

Coco- kefir Bebida Probiótica



¡¡¡Comenzó la temporada de mango…YYYYUUUJUUUU!!!
Finalmente ha llegado y estoy feliz 🙂
Como se darán cuenta me encanta el mango y lo suelo usar en muchas diferentes recetas.
En esta epoca del año aquí en Centroamérica comienzan a llegar los primeros y se consiguen a muy buen precio. Así que es momento de aprovechar.

Ahora, ustedes se preguntarán ¿qué tiene que ver el mango con el coco-kefir que les nombre en el título?. La verdad que nada, pero es que hoy les traigo un licuado riquísimo y SUPER SALUDABLE con estos dos ingredientes principales, primero por tratarse de una fruta de cultivo local (en mi caso) acompañada por una bebida probiótica hecha en casa. Dos puntos importantísimos en una alimentación equilibrada.

Este licuado, lo recomiendo especialmente para aquellas personas que llevan una dieta alta en frutas y a su vez realizan mucha actividad física. O también para aquellos que llevan una dieta saludable y desean agregar probióticos, ya que la bebida estrella de hoy, es un alimento completamente natural, lleno de propiedades altamente beneficiosas para el organismo y un excelentísimo reparador físico, especialmente para después del deporte.

¿Qué es un alimento fermentado?

Los humanos hemos sido nómades en una buena parte de nuestra evolución, pero en un momento de nuestra historia, hemos dejado de serlo para dar paso al sedentarismo, o sea quedarnos en un solo lugar.

El sedentarismo nace con la agricultura y desde ese entonces, hemos desarrollado diferentes técnicas para conservar alimentos a largo plazo. Así nacieron los fermentados.

Los alimentos fermentados, son comida próbiotica. Una excelentísima fuente de vida y salud, ricos en enzimas y bacterias “buenas”, que consumido en forma regular, estas bacterias nos ayudan a proteger nuestra flora intestinal, fortaleciendo el sistema inmunológico, eliminando toxinas, limpiando órganos, optimizando la digestión  y acrecentando la energía entre algunos de los beneficios.

Soy millones de bacterias andante 🙂

Nuestro organismo es curiosamente 10 veces más bacterias que células. Estas bacterias habitan en mayor concentración en nuestro intestino, genitales e incluso en nuestra piel, entonces tenemos que poner un especial énfasis en ver cómo podemos mantenerlas en equilibrio para que trabajen en forma armoniosa en restaurar y mantener un cuerpo, mente y alma sanos.

Esa armonia con la que “trabajan” y se comunican puede ser alterada muy fácilmente. Las causas son múltiples, entre ellas, una dieta alta en alimentos procesados, azúcar refinado, alimentos transgénicos, productos químicos (especialmente los de higiene personal, belleza y limpieza del hogar) estrés, falta de actividad física, emociones dañinas y obviamente el entorno ambiental en general.
Es difícil de imaginarlo cuán importante e indispensables son estos minúsculos bichitos, ya que hasta el momento, hemos ido aprendiendo que estamos enfermos por genética, cuando posiblemente no sea nuestra genética la que nos condicione, si no más bien, nuestras elecciones diarias…igual este tema lo dejamos para otro momento, centremos el interés en la importancia de incluir en la dieta alimentos fermentados.

Recuperando sanas costumbres

En nuestra alocada evolución al hombre moderno, hemos tenido muchísimos beneficios en muchos aspectos, pero también con esto, se ha deteriorado nuestra salud a gran escala.
Con la modernidad, ha nacido la refrigeración de los alimentos y con ella también hemos perdido la buena y sana costumbre de fermentar verduras, frutas y líquidos.
Por suerte, la estamos recuperando gracias a la ciencia que puso foco en nuestro más interesante (pero a su vez muy infravalorado) intestino. Haciéndonos entender que allí mismo encontramos muchísimas respuestas a la perdida de nuestro bienestar integral.
Muchas enfermedades que hasta hace poco las considerabamos incurables, podrían tener una respuesta en el delicado balance de nuestra flora intestinal.

Por eso es esencial prestar mucha atención en comer alimentos reales y no alimentos procesados o ultraprocesados (donde también se incluye lácteos y carnes) para cambiarlos por aquellos donde el proceso sea mínimo o ninguno. Esto no significa dejar de consumir y endemoniar los alimentos. No, para nada, si no, que se trata de aprender y educarnos como elegir en forma consciente carnes de animales criados a pasto, leches crudas sin pasteurizar también criados a hierba y dentro de lo posible consumirla fermentada…hay mucha reeducación por delante. No estamos descubriendo nada nuevo, si no que desempolvamos de la caja de nuestra historia humana, aquella ancestral receta de cómo preparar ciertos alimentos para conservar nuestra salud y mantener una dieta acorde a las necesidades reales y mantenerlas a largo plazo.

Entonces, ¿cuáles son esos alimentos?

El rey de los fermentados e indiscutidamente el más popular es el chucrut o sauerkraut. Este fermentado de repollo blanco o morado,  lleno de historia, simple de preparar, fácil de conservar, económico y riquísimo para añadirlo en muchas recetas o comerlo así, solito, es el elegido por todo lo ya nombrado, pero también tenemos el Kimchi que viene desde Corea (que pronto les enseñaré la receta con video y todo) para los amantes del picante. El vinagre de piña en México y centroamérica. El balché, bebida de fermentación alcohólica muy popular en las culturas antiguas de México y Mesoamérica que tuve el honor de compartir en mi viaje por la selva Lacandona con nativos Mayas hace muy poco, o la Kombucha (probablemente de origen chino) tan popular en los últimos años.

O sea, basicamente el fermentado es un alimento que a través de un proceso simple, pero cuidadoso, que genera bacterias y enzimas que conservan el alimento y una vez ingerido, apoya sustancialmente la digestión y el equilibrio en nuestra microflora.

Su consumo es importantísimo, especialmente las personas que sufren de diabetes, problemas endocrinos como hipo e hipotiroidismo, Alzheimer, artritis, artrosis, alergias, intolerancias, problemas menstruales e incluso, hiperactividad en niños.

 

El fantástico Coco Kefir es una bebida efervescente totalmente natural miralo aquí y aprende hacerla en los módulos gratituitos de  La Magia del Coco

 

http://https://youtu.be/8i6co2Z4iMM

 

¿Qué es el coco-kefir y para qué sirve?

El Coco-Kefir es una bebida probiótica que se origina tras la fermentación por granos de kefir (tibícos).
Esta fantástica bebida es reparadora del sistema digestivo y el hígado, creando un sistema inmunitario fuerte que es el responsable de tu buena salud.

El coco-kefir no solo mejorará a pasos agigantados tu sistema digestivo, si no que recolonizará el intestino y recubrirá las membranas mucosas con cepas sanas, beneficiando la microflora intestinal.
El coco-kefir es un alimento altamente nutricional, superior al yogurt, ya que fomenta una gran variedad de bacterias “buenas ” en tu microflora.

El kefir contiene levaduras beneficiosas que son capaces de “cazar” y destruir levaduras patógenas como la cándida albicans.
Las bacterias del kefir, limpian y purifican las paredes intestinales ayudando al cuerpo a ser más eficiente a la hora de resistir contra patógenos tales como: E. coli, salmonella o parásitos intestinales.
Ya que tenemos en nuestro cuerpo 10 veces más bacterias que células, es importante crear un ambiente óptimo para el equilibrio bacteriano.

Y hablando de equilibrio bacteriano…es importante tener en claro, que hoy en día, con la alimentación moderna, los humanos generamos una microflora extremamente deficiente que es la causa de desequilibrios de la glucosa en sangre, antojos de azúcar, aumento de peso, falta de inmunidad, baja energía y trastornos digestivos. Por eso, el kefir ayuda a sanar todos estos problemas al restaurar el equilibrio perdido.

También ayuda asimilar las vitaminas del complejo B y minerales como el magnesio, manganeso, hierro, potasio que lamentablemente también es bastante común su deficiencia.
Es una bebida ideal para las personas que hacen deportes extremos ya que debido a las enzimas y la cantidad de electrolitos que posee el agua de coco, te re-hidrata rapidísimo.
Esta bebida ofrece muchísimos beneficios a todas las personas independientemente de su condición ya que su consumo regular te ayuda aliviar los trastornos intestinales, limpia el sistema endocrino, reduce la flatulencia y crea un sistema digestivo saludable.
Y ahora mismo te traigo esta receta donde aprenderás hacerlo y te prometo que te va encantar!

NOTAS EXTRAS BASADAS EN EXPERIENCIA PERSONAL, que por supuesto bajo ningún punto de vista reemplaza ni medicamentos, ni los consejos de tu médico :
En mi círculo de amigos han surgido casos de dengue y el consumo regular del coco-kefir los ayudo apalear los fuertes síntomas que este provoca.
También aquellos que practican deportes que llevan el cuerpo al extremo de los límites, han sentido una sustancial mejora al beber coco-kefir.
Te repito, esta bebida no es la panacea, pero es excelente para apoyar una dieta sana y equilibrada.

image

coco kefir- Bebida efervescente natural

Y si quieres aprender a prepararla solo tenes que inscribirte en mi Newsletter donde aprenderás paso a paso hacer productos desde el coco como materia prima y al final, en el cuarto módulo, como sorpresa el proceso detallado de como preparar el coco-kefir desde el agua de coco, aquí lo tienes: La Magia del Coco

Licuado energizante de mango (para 2 porciones)

  • la pulpa de 1/2 mango maduro.
  • 1 Botella de 0.5 ml de Coco Kefir bien helado (aprende hacerlo en forma gratuita suscribiendote aquí: La magia del coco )
  • jugo de un limón verde.
  • 1/2 cucharadita de maca en polvo (opcional).
  • unas gotitas de stevia o xilitol (opcional)

Procedimiento:

  1. Agregar el mango, el jugo del limón verde, la maca y la mitad del coco-kefir en el vaso de la licuadora. Batir hasta que se forme una pasta homogénea.
  2. Agregar en un vaso (con hielo si lo deseas) y llenar el vaso con el resto del coco- kefir, revolver un poco y ¡ a disfrutar!.

Nuevamente me despido con la fuerte esperanza que realmente puedan introducir en su dieta todas las enseñanzas que comparto con todos ustedes en La Magia del Coco, mi primer curso on-line completamente gratuito.

Hasta la próxima.
Con amor,
Caro.

Fuentes:
Body Ecology Diet
The Inside Tract: Your Good Gut Guide to Great Digestive Health  

Donna Schwenk’s Cultered Food Life

The Art of Fermentation: An In-Depth Exploration of Essential Concepts and Processes from around the World

Digestion Connection

Institute for Integrative Nutrition