Menú Navideño- sano y rico – 3era y ultima parte

Menú Navideño

 

¡Hola Sapiens!,
¡Ya tengo lista la última entrega para el menú Navideño! es un Pastel de Verduras y aunque no lo creas esta completamente hecho sin grasas.

Digestiones lentas

Hay muchas personas que tienen cierta sensibilidad  para digerir las grasas, así pues he pensado en ellos.
En el caso de personas con ciertas sensibilidades digestivas siempre les aconsejo tomar alimentos fermentados, como Sauerkraut o vinagre de manzana antes de empezar a comer o bien durante la comida. Muchas veces, el desequilibrio de bacterias genera poca acidez para digerir alimentos, así, estos nos ayudan a crear digestiones menos pesadas y aportar bacterias amigables a nuestro intestino.
Por eso, si es tu caso, con apenas una cucharada de vinagre de sidra de manzana antes de comer o una cucharada de chucrut o sauerkraut en la ensalada, vas a notar una diferencia importante. Sumado a esto es vital que mastiques muy requetebién cada bocado, que en el proceso de la formación del bolo alimenticio, la saliva genera enzimas digestivas que también tiene muchísimos más beneficios como por ejemplo perder peso.

Pastel de verduras sin papa

Ingredientes:

  • 2 tazas de puré de coliflor haz click aquí para aprender hacerlo
  • 1 ramita de apio
  • 1 zanahoria
  • 1/2 pimiento morrón
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 taza de agua
  • 250 grs de champiñones
  • 3 cdas de aceitunas picadas
  • 1/2 cucharadita de pimenton dulce
  • 1/2 cdita de comino
  • sal marina y pimienta a gusto

Para la decoracion (opcional): estrellas de batatas al horno

  • 1 batata grande
  • 1 tomate cortado en cubitos pequeños
  • aceite de olivas extra virgen a gusto
  • arvejas, cantidad necesaria

Procedimiento:

1. Preparar el puré de coliflor como lo indico en esta receta (puedes quitar el ghee si lo deseas) y reservar.

2. Lavar y cortar en cubitos pequeños el apio, la zanahoria, la cebolla y el pimiento morrón.

3. Poner una sartén a fuego medio y cuando este bien caliente agregar todas las verduras cortadas. Mover un poco con una cuchara de madera y agregar de a chorritos el agua hasta llegar a la media taza. Cuando se reduzca el agua agregar la otra mitad, tapar y  cocinar a fuego mínimo (si ves que necesita mas agua agrégale, pero fíjate que la preparación no te quede demasiado jugosa).

4. Agregar los condimentos, las aceitunas. Mezclar .

5. Mientras se cocinan las verduras, limpiar los champiñones y cortarlos en cubitos bien pequeñitos.

6. Agregarlos a la preparación anterior, dejar cocinar por unos minutos. Probar, y si hace falta ajustar los condimentos.

7. Una vez cocida totalmente la preparación, retirarla del fuego y dejar enfriar unos minutos. Aprovechar el tiempo y precalentar el horno a 180º C

8. La preparación alcanza para 8 porciones individuales, pero también puedes hacerla en una fuente pirex. Distribuir las verduras en las fuentecitas y cubrir con el puré de coliflor

9. Hornear por unos 25 minutos y servir caliente.

Para la decoración:

1. Lavar muy bien la batata con un cepillo, pelar, cortar en pedazos finos y con una forma de galletas proceder a cortar las estrellitas.

2. Hornear sin grasas durante aprox. 30 minutos a unos 200ºC

3. Cuando estén doradas retirar del horno y si se gusta pincelar con aceite de olivas extra virgen.

4. Ubicar en el plato junto con las arvejas y los cubitos de tomates.
Agradecer las pequeños regalos que nos da la vida

Y como última cosita he deseado traducir este video para que te ayude apreciar cuantos regalos maravillosos hay en tu vida. Ser un ser agradecido, nos hace ver las cosas mas fáciles, nos pone la mochila más ligera, nos ayuda a perdonar y a sentirnos bendecidos. Agradece cada vez que puedas, no existe momento ideal para hacerlo, simplemente entrégate por unos segundos y veras como lentamente se convierte en un hábito.

Un abrazo enorme para todos y ¡Feliz Navidad!

Caro.

¡Viva el humus!

image

El humus, hummus o houmous (puré o crema de garbanzos) es un plato de origen árabe, que se ha vuelto muy popular en los últimos años, pero he notado que mucha gente, lo prepara con garbanzos de lata o lo compra en el supermercado listo, porque no lo sabe hacer, o simplemente piensa que la preparación es muy elaborada, pero no es así, una vez más aquí estoy para romper los mitos y mostrarles que puede ser muy simple, intentando con esto, llegar al objetivo como health coach (asesor de salud holística), la elaboración desde cero de tu propio alimento, conectarte con él y empezar a recuperar tu salud, tu energía y tu bienestar.

¿Qué tiene de especial esta legumbre?

Remontándonos en el tiempo, se cree que el origen del cultivo del garbanzo se ubica en el mediterraneo oriental: Grecia, Turquia o Siria, para luego llegar a España y expandirse al resto del mundo.

Este granito de forma tan simpática, es poseedor de un alto valor nutricional: es rico en proteínas, almidón y lípidos (grasas). Posee una gran variedad de vitaminas B y minerales como el hierro (superando por tres veces al de la carne), fósforo, potasio, magnesio, calcio y zinc, por eso, sería una lástima no aprovecharlo, porque a parte de ser muy económico, se puede preparar de muchísimas maneras, el humus, será solo una genial manera de introducirlo a nuestra dieta, especialmente si estas buscando comer menos carne o en transición a una dieta vegetariana.

Mi historia

Por parte de mi papá soy de origen árabe, sirio libanesa, para ser mas precisa. Tercera generación nacida en Argentina. Sin embargo, nunca aprendí nada de la cultura, ni tan siquiera el idioma. Con mi papá se ha perdido todo el arte culinario árabe, no porque no haya sabido cocinar, si no pues, porque fue un evolución natural de la adaptación al país y lógicamente, hacemos más cosas argentinas, que las que trajo mi tatarabuelo en el barco.
En mi casa, a veces se cocinaba alguna receta, pero era en ocasiones contadas. Mi abuela enseñó a mi mamá algunos platos, pero nada que yo recordara con muchas ganas de comer, ya que se trataba de kibbeh crudo y a mí, sinceramente, me daba muchísimo asco…por suerte mi mamá, la consentidora, siempre nos cocinaba a mí y a mi hermana otra comida :-).

Reencontrándome en Alemania

Con el correr de los años, me fuí a vivir Alemania, y ya mi curiosidad por los nuevos sabores era muy fuerte y en este país, que posee como primera minoría personas de origen turco, subseguida por las árabes fue ideal para reintroducirme en los sabores de la tierra de mi tatarabuelo. Así, volviendo al tema, por esta razón, es muy común que en ciertas ciudades se encuentren barrios que les llaman “pequeña Estambul”, donde abundan las tienditas típicas,  incluso las de comida hindú….

Mientras vivimos en la ciudad de Wiesbaden, me encantaba ir a la Wellritzstrasse, donde disfrutaba mucho del entorno y las delicias de medio oriente: de verdad, no se como lo hacen, pero el té negro simplemente sabe mejor cuando ellos lo preparan, que cuando intento hacerlo en casa :-).

Si bien los árabes y turcos nada tienen que ver entre ellos o con Argentina, el bullicio, los olores, la gente conversando en voz alta y las risas a todo pulmón, me trasladaban a mi tierra, era una pequeña caricia al alma. De esta manera apaciguaba un poco la falta de los míos…así fue como de repente empece hacer casi todas las compras de la casa en las pequeñas tiendas de este barrio. Amaba ir a esta verdulería (foto abajo) porque mientras compraba podía “pellizcar” las frutas que quisiera y nadie me llamaba la atención, solo me faltaba decirle: ¿”son dulces estas mandarinas, don”?. También me encantaba la flexibilidad con la cual podían adaptar sus productos a mis necesidades argentinas…con el tiempo empece a encariñarme con el lugar y su gente, y ya para mí los limones, aceitunas, especias, aceite de oliva, que allí vendían, eran los mejores de la ciudad.

24_7__auslaender_b_1162558p
Fue en Alemania, en ese mismísimo barrio, donde por primera vez en mi vida probaría el humus, para nunca mas dejarlo :-). Aprendí hacerlo e incorporarlo a mi dieta. La preparación básica es rápida y mas aún si podemos planificarla un poco.
Para empezar siempre uso garbanzos de buena calidad y crudos. Los pongo en remojo durante al menos 12 hs, para remover todo tipo de inhibidores (ácido fítico y hongos, por ejemplo) que dificultan la asimilación de nutrientes y provocan esos malestares flatulentos. Al siguiente día en una cacerola, agrego los garbanzos limpios conjuntamente con una hoja de laurel, abundante agua y los cocino, pero me gusta hacerlo tranquilo, a fuego mínimo, mientras mas pequeño mejor, (si tienen una olla de cocción lenta, mejor aún) para que durante el proceso se pueda conservar mejor los nutrientes. Una vez que están listos y fríos, los separo en porciones de una taza y los congelo. De esta manera con solo sacarlos una horita antes de la preparación para descongelar, puedo tener una rica y nutritiva entrada o snack.
Mis hijas aman el humus, especialmente la mayor. Es una fiesta cada vez que lo hago. Lo comemos de muchas y riquísimas variaciones: con pimiento morrón, albahaca, espinaca, remolachas o crudo, si, si crudo…que también es delicioso, pero hoy solo les traigo la receta básica y cocida, para que luego ustedes, puedan dejar volar la creatividad y le agreguen la verdura que les gusta.

image

 

Ingredientes:

  • 1 taza de garbanzos cocidos
  • 1/3 de taza de tahini (pasta de sésamo o ajonjolí)
  • 2 cucharadas de aceite de olivas
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • 1 diente de ajo
  • agua, en caso de necesitarla.
  • decoración: aceite de olivas y un poco de pimentón dulce (paprika) o comino.

 

Procedimiento:

Agregar todos los ingredientes en la licuadora, menos los de la decoración y batir a máxima potencia. Si ves que no se mezcla adecuadamente y no queda homogénea, se le puede agregar un poquito de agua (pero un poquito, ¡eh!) y continuar batiendo.
Servir en un plato, agregarle por encima la paprika o el comino ( a mi me gusta mas con comino, pero logicamente es una cuestión de gustos) y un chorrito de aceite de olivas. Servir con pan pita.

image

 

¿Con qué acompañarlo?

Una ensaladita tabule (tabboulah), un pimiento morrón al natural y unas riquísimas aceitunas son geniales para este fresco y delicioso plato.

Última receta: pimiento rojo asado

Si deseas hacer pimiento al natural, es muy sencillo. Poner el pimiento rojo limpio directamente en la hornalla a gas (sin miedo, es así como se hace) y dejar que la pielcita se queme, mientras lo vas girando, prestando mucha atención de no quemarte (usar pinzas es lo adecuado). Cuando todo el pimiento este “quemado”, retirarlo del fuego y meterlo en una bolsa de plástico. Esperar unos 10 minutos y proceder a retirarle toda los restos y abrirlo para quitar las semillas. Cortarlo en tiras y agregarles un poco de aceite de oliva. Son ideales para agregar a las ensaladas, sandwichs, o lo simplemente comerlos así solitos.

image

 

Espero de todo corazón que les haya motivado esta receta y se animen a prepararlo en casa. La primera vez, como casi todo en la vida, te encontrarás un poco perdido, pero luego con la práctica te resultará facilísimo y divertido, incluso los niños pueden hacerlo sin problemas,

Cualquier pregunta, no duden en escribirme aquí en el blog, que encantada de la vida, los ayudaré.

Con amor,

Caro.

 

Ensalada Asiática Fría

image

Después de algunos meses,  por fín publico una de mis recetas preferidas. No solo porque es riquísima, si no porque también es muy económica, rinde mucho y es super versátil.

Me la enseñó una amiga tailandesa hace muchísimos años, cuando aún no era mamá y vivíamos en Alemania. Ella como yo, somos apasionadas de la cocina y el buen comer. Así, a parte de divertirnos mucho juntas, compartíamos nuestras culturas culinarias.

La receta es super asequible, solo hay que tener un buen cuchillo para cortar finamente las verduras crudas para que  luego sea más fácil masticar y saborear.

Los fideos Celofán

Esta ensalada se prepara con fideos celofán, son tipo cabellos de ángel pero de arroz, . Es muy típico de la cocina asiática.  No tienen ni fibra, ni ningún valor nutricional, pero no contiene gluten y se digiere fácilmente. Durante el proceso, existe una cómoda sensación de ligereza.
Para su preparación se calienta agua y un poco antes de romper el hervor, se retira del fuego y se sumergen los fideos, se los deja unos 5 minutos y se los retira “al dente“, ¡pero cuidado!, porque si se los deja más de 10 minutos, puede pasar que se ablanden demasiado. En caso que te gusten así, ya sabes como proceder. Por otro lado lo que más me gusta, que si bien es un producto industrial, solo tiene dos ingredientes (que puedo leer jejeje) en su receta de elaboración y lo hace “más seguro”.
La ensalada es fría e ideal para los días de calor. Todos los ingredientes principales exceptuando los fideos, son crudos, pero también sirve para los días de frío, donde necesitamos una receta rápida cuando estamos con poco tiempo.

 Hoy se las traigo con verduras económicas y fácil de conseguir, pero también podes usar tu imaginación y divertirte con otros ingredientes, como frutas tipo papaya o mango, que le dan un sabor super exótico.

image

 

Ensalada Fría Asiática

    Ingredientes

  • 4 paquetes individuales de fideos celofán.
  • 1 zanahoria.
  • 1 pepino.
  • 1 pimiento rojo.
  • 
1 puñado de cilantro fresco.
  • 1 jugo de lima o limón.
  • 1 diente de ajo.
  • 
1 cucharada de jengibre fresco.
  • 1/2 taza de maní/cacahuate tostado y sín sal.
  • 
2 cucharaditas de aceite tostada de sésamo.
  • salsa de soja y sal a gusto.
  • 
pimienta cayena o chile opcional.Procedimiento:Unas 

2 horas antes de aliñar la ensalada preparar los fideos como lo explique más arriba o como indique el paquete (también los podes hacer la noche anterior y guardarlos en un tupper cerrado en la heladera, la idea es que estén fríos).

 Una vez listos, reservar en la heladera.Empezar a cortar las verduras como más te guste. Yo preferí, esta vez, cortarlas en bastones pequeños y finos, pero también queda muy bien en cubos pequeños. Reservar.

image

Exprimir el limón o la lima, y aquí les paso un dato importante, en caso de ser limón amarillo, solo usen la mitad de uno, en caso de limón verde o lima, con el jugo de dos pequeños queda muy rico. Luego agregarle el ajo picado bien chiquito, el jengibre, la sal, el aceite de sésamo y la salsa de soja. Éste será el aliño.

image


Para el maní, pueden hacerlo en dos opciones, lo pican un poco o lo agregan entero. Como mas les guste, de ambas maneras queda delicioso.

 

image

Una vez que todos los ingredientes están en el bol, mezclar bien y volver a llevarlos a la heladera un ratito para que recupere el frío.

image
¡Y listo! a lavarse las manos, la comida esta pronta :-).


¡ATENCION!, salsa de Soja: leer muy bien la etiqueta
.

Normalmente se piensa que la salsa de soja es un alimento sano, pero lamentablemente, hoy por hoy, no es así. En los procesos industriales se ha convertido en un producto dañino.
Cuando vayan al supermercado, lean detenidamente la letra chiquita de los ingredientes. Normalmente tiene: azúcar caramelizada, trigo (gluten), sal y conservantes. En general, es solo azúcar quemada con muchisíma sal refinada, los dos ingredientes mas difíciles de la nutrición… pero que no cunda el pánico, por suerte, existe una alternativa: el liquido de soja Bragg fermentado naturalmente respetando los procesos tradicionales. Libre de gluten, hecho con soja no modificada genéticamente (non-GMO) y por sobre todo, nos aporta fácilmente 16 aminoácidos esenciales y no-esenciales. Bragg es una marca que se especializa en cuidar y respetar los procesos naturales como del vinagre de manzana, aceite de olivas, entre otros.

Y como último consejito, intenten siempre preparar el alimento tranquilos, conectados con ellos, dedicale lo mejor de vos y agradecelo. Entra en comunión con él, porque aunque parezca raro, este proceso, también es necesario para la buena salud…los alimentos no son solo eso, son la energía que necesitamos para estar activos, sanos y felices.

Bueno, ya nuevamente en carrera, estoy muy feliz de dedicarme al blog y a todas las cosas que estoy trabajando y pronto, compartiré con todos ustedes.

Gracias por leerme, por seguirme y acompañarme en este camino.

Con amor, Caro.