Delicioso pan de masa madre sin gluten

Pan de masa madre sin gluten

Pan de masa madre sin gluten

Pan de fermentación natural con masa madre

Masa madre, es un cultivo de levaduras que nacen por obra y gracia de la combinación del agua, el aire y la harina. Pan, Brot, bread, pain o paõ no importa el idioma que uses, es para muchas culturas, base de la alimentación. Sinónimo de la abundancia por excelencia : “que nunca nos falte el pan, la salud y el amor” es lo que la mayoría de nosotros escuchamos y repetimos a lo largo de nuestras vidas, como manifestación de un deseo sincero, pero curiosamente ahora mismo, este alimento milenario que paradójicamente también es sinónimo de amor, salud y espiritualidad, está en la mira de todas las tendencias dietarias. ¡Malo, malísimo!, culpable de todos nuestros males :-P…Pobre pan, ahora le toca estar en el banquillo de los acusados, junto con su gran e incondicional compañero los lácteos.
No voy adentrarme en las bondades de la leche, porque no es el tema del día, pero ya lo haré a su debido momento, mientras me gustaría contarles cuales son las verdaderas razones por la cual el pan se transformó villano de la peli.

Alimento vs producto alimenticio

Desde que la industria se encarga de darnos de comer, nuestra salud ha comenzado a caer en picada. En muchos casos ya hablamos de pandemia: diabetes, obesidad, Alzheimer, cáncer, enfermedades autoinmunes y una lista enorme de dolencias que tienen como punto de origen la inflamación y el sistema digestivo …¿y a quién le han echado la culpa?, sí, sí al pan o mejor dicho al gluten. Algo que a mí personalmente me cuesta darle crédito, ya que el problema no es el gluten, si no en el estado dramático que tenemos nuestra flora intestinal a causa de una vida rodeada de excesos de toda naturaleza, generando deficiencias que podemos ver claramente. Por eso, miremos el todo, para tener una visión mas global de la situación y entender que no hay un factor culpable, si no que simplemente la vida moderna, nos pasa factura.

Si bien, son muchos los factores externos (e internos) que nos lleva a enfermar, el alimento es un denominador común en la mayoría de los casos.  Y esto no tiene que ver con el alimento en sí, si no porque hoy día, la mayoría de los sapiens, no cocina su comida desde cero y prefiere “ahorrar tiempo” comprando productos que desconoce totalmente su origen y como fue elaborado. Son muy pocos quienes se toman el trabajo de leer etiquetas y entender que mientras más procesos industriales sufre, más calidad nutricional pierde. Hoy día un alimento procesado sacia, pero no nutre, por el contrario produce muchas alteraciones que empiezan en el acto de compra. Entonces,  producto alimenticio es manufacturado y pasa por muchos procesos industriales y químicos (para alargar su vida en las góndolas y abaratar costos) y EL alimento, es aquel que el cuerpo reconoce como tal y puede asimilar sin mayores inconvenientes. O sea, que un pan te enferme o no, depende de con que cristal lo mires.

Cocina tradicional -coaching-

Como coach en salud y nutrición, cuando trabajo en cambio de hábitos (si bien siempre es muy individual), primero me concentro en que la persona entienda que cocinar sus propios alimentos es CRUCIAL y que no se focalice en lo dañino, si no en entender los procesos tradicionales (y naturales) de cocción de alimentos, para aprender apreciar la simpleza de los sabores. Si señor, re-educación, buscando una propia identidad alimenticia, que es lo que lamentablemente hemos perdido.
Así que esto no se trata de quitar y crear dietas restrictivas difíciles de sostener a largo plazo, que nos privan de alimentos que quizás necesitemos para mantener un bienestar, si no mas bien entender la importancia de nutrirnos con alimentos reales. Facilitar al cuerpo el ahorro de energía en las digestiones ligeras para ganar en salud, ya que alimento que no se digiere, NO NUTRE.
Comer inteligentemente es un arte, el arte del autoconocimiento, del re-descubrimiento..te prometo que cuando le das paso a la calidad en todo su espectro, tu cuerpo empezará a tener las herramientas necesarias para generar y regenerar.

Rescatemos el pan de las sombras, no es lo peor de lo peor, es que simplemente lo consumimos mal preparado.

Pan de masa madre sin gluten

Hemos fermentado nuestros granos, verduras, carnes, tés, lácteos desde que nació la agricultura y nos vimos en la necesidad de conservar el alimento, pero en nuestra loca carrera evolutiva, con la llegada de la refrigeración, hemos perdido la sana costumbre de continuar haciéndolo, así es que para que no te perdieras ni un solo detalle de como se hace, creamos un video donde te explico todo paso a paso, pero primero es necesario que te explique algunos puntos.

La Receta:

Para una buena compresión  dividí la receta en tres fases.

  1. La primera, será para crear la masa base y es la 1era fermentación.
  2. La segunda, preparáremos la masa y acontecerá la segunda fermentación.
  3. Y por último, en la tercera, horneáremos el pan.

Ingredientes

 FASE 1

  • 1 taza de agua filtrada (imprescindible NO usar agua clorada)
  • 1 taza de masa madre sin gluten (pincha aquí para aprender hacerla)
  • 1 taza de harina integral de arroz (te recomiendo de agricultura biodinamica- Demeter-)
  • 1 bol de vidrio
  • 1 cuchara de madera
  • 1 bandita elástica
  • 1 trapo limpio para cubrir el bol

 FASE 2

  • 100 grs de tapioca (puede ser otro tipo de almidón)
  • 200 grs de harina de sorgo
  • 200 grs de harina sarraceno
  • 100 grs de harina de avena sin gluten (puede reemplazarse por arroz)
  • 1 cucharadita de sal (opcional)
  • 600 ml de agua tibia (aprox)
  • 3 cucharadas al raz de harina de linaza
  • 3 cucharadas al raz de cáscara de psyllium
  • 1 cucharada al raz de azúcar panela.
  • moldes y trapos limpios
  • 1 bolsa de plástico
  • opcional: batidora

 FASE 3

  • Un poco de harina para espolvorear
  • Papel para hornear
  •  1 cuchillo con muy buen filo
  • Espátulas
  • Papel aluminio
  • 1 bandeja de metal
  • Agua
  • 1 rociador de agua (opcional)

Preparación:

Veamos el video. Disfrútalo mucho…

 

Espero con todo mi corazón que esta receta del pancito fermentado te guste tanto como a mí, pero sobretodo que disfrutes  del proceso, de verdad es fascinante la transformación casi mágica que ocurre con el alimento cuando se respetan los tiempos naturales de preparación y cocción. El alimento real, crea salud, vuelve al corazón de la casa y cocina tus alimentos con ingredientes reales.

Con todo mi amor,
Caro.

* Equivalencia de medidas para la harina

  • 1 kilo de harina = 8 y 1/2 tazas aprox.
  • 1 taza de harina = 120 a 130 gr aprox.
  • 1 cucharada al raz de harina = 10 gr aprox.
  • 1 cucharada colmada de harina = 20 gr aprox.
  • 1 cucharadita rasa de harina = 3 gr aprox.
  • 1 taza de almidón = 100 gr

 

 

Masa madre sin gluten (fácil de hacer)

masa madre

Masa madre

Hacer masa madre es algo que quería enseñarles hace rato.
En un principio, pensé hacerlo todo por escrito, pero hubiera sido una lectura interminable :-P, por eso hemos hecho un video para que aprendas el paso a paso, sin que te pierdas un solo detalle.
Pero antes de meter las manos en la masa, vamos aprender un poco sobre este alimento tan antiguo.

¿Qué es la masa madre?

Si no estás familiarizado con las fermentaciones de harinas, te preguntarás qué es la masa madre y para qué sirve.
La masa madre es la fermentación natural mediante un cultivo de microorganismos simbióticos (presentes en el ambiente y el alimento) que nacen de una mezcla entre algún tipo de harina y agua, siendo ésta la base para hacer los famosísimos panes sin levadura.
Este tipo de fermentaciones la hemos usado los sapiens desde que incluimos los granos a nuestra dieta hace más de 5000 años.
Si bien los granos -así tal cual los cosechamos- son un alimento imposible de digerir para nuestro sistema digestivo, gracias a la acción y observación de nuestros antepasados, tras su molienda y fermentación, se logra un alimento altamente nutritivo y lleno de beneficios.
La fermentación natural de la harina (cualquier variedad), hace que todos los nutrientes queden biodisponibles para el cuerpo. Esto significa que en el proceso, las bacterias actuarán como la llave activadora para abrir la puerta a todos los nutrientes encerrados en la semilla y de esta manera lograr un alimento altamente nutritivo.

El pan nuestro de cada día

Hace poco más de 100 años atrás, no comíamos el pan que actualmente consumimos. Con la llegada de la industria, nuestros alimentos dejaron de ser alimentos y pasaron a ser “productos alimenticios”, que es algo BIEN distinto.
En la cultura del sin tiempo, la premisa es producir rápido, barato y agradable al paladar, sin importar el precio que pagamos por ello.
Es así como el trigo perdió calidad con la agricultura de monocultivo y de un alimento básico-esencial, se convirtió en un alimento dudoso y controversial.
Pero esto es solo la punta del iceberg, el problema de fondo es que a parte de todos los químicos que se usan para cosechar los granos y conservar el pan por largos periodos, hemos reemplazado la fermentación natural (lenta), por la fermentación con levadura de cerveza (rápida). Sí, un pequeño hongo unicelular es el responsable de crear en el transcurso de un cortísimo tiempo, un pan esponjoso y suave.
Con esta fermentación tan rápida originada por una sola cepa: Saccharomyces cerevisiae (1), no ocurre el mágico proceso que producen las bacterias probióticas en la masa madre. Con levadura de cerveza, el grano no tiene ni el tiempo, ni el medio adecuado para convertir todos sus antinutrientes en un alimento  biodisponible para que la digestión se realice sanamente y nos nutra.
Así es que, no es el gluten el inconveniente, el problema es que  NO FERMENTAMOS LENTAMENTE Y ENVENENAMOS NUESTROS ALIMENTOS. Sinceramente, con esta situación, ¿cómo todavía nos puede sorprender que día tras día, haya más gente intolerante, alérgica, celíaca o peor aún con enfermedades más graves?

Lo que nos venden, no se le puede llamar pan…ni tan siquiera alimento.

Por eso, verdadero pan es lo que haremos nosotros. Empecemos con lo básico, hacer la MASA MADRE

Ingredientes:

  • 1/2  taza* de harina integral de arroz (te recomiendo Demeter– agricultura biodinámica)
  • 1/2 taza de agua de excelente calidad (filtrada)
  • 1 frasco de vidrio
  • 1 bandita elástica
  • 1 trapo limpio

Procedimiento:

Veámos el video…

 

Consejito extra:

Con la misma receta de masa madre de harina de arroz, puedes preparar muchas otras diferentes tipos de harinas fermentadas. Pruébalo con harina de quinoa hecha en casa. Con un click aquí  podrás aprender hacer la harina en casa.

Un abrazo gigante y que te diviertas mucho creando nuevas recetas a partir de esta genial masa madre sin gluten.

 

Con todo mi amor, Caro.

PD: en el próximo video, les explicaré como se hace el pan. Paciencia.

 

(1) También está presente en la fermentación natural, pero no como única cepa.

* Equivalencia de medidas para la harina

  • 1 kilo de harina = 8 y 1/2 tazas aprox.
  • 1 taza de harina = 120 a 130 gr aprox.
  • 1 cucharada rasa harina = 10 gr aprox.
  • 1 cucharada colmada de harina = 20 gr aprox.
  • 1 cucharadita rasa de harina = 3 gr aprox.
  • 1 taza de maicena = 100 gr

 

El mejor pan sin gluten del mundo


Si ya sé, vas a pensar que nombrar esta receta como “el mejor pan sin gluten del mundo” es una exageración y en primera instancia puedo darte la razón, porque cuando la encontré  en el blog de Sofia Paixão (que me gusta leer cada tanto), me pasó lo mismo. Ella utilizó este mismo título y te aseguro que me provocó una sonrisa, pero como sé que sus recetas son riquísimas me puse manos a la obra.
Y ahora que los hago en muchas oportunidades, puedo asegurar que efectivamente, es el mejor pan sin gluten del mundo :-D.

Ingrediente principal: avena sin gluten



El principal ingrediente de estos pancitos es avena SIN GLUTEN.
Si bien hay mucha controversia alrededor de la avena, ahora mismo nos vamos a centrar en conseguir un alimento de calidad como este que les muestro en la foto (arriba).
Cuando vayas a comprar, lee la etiqueta, pregunta el origen, ya que muchas veces al desconocer la procedencia, se pierde la ruta y podría ser avena contaminada. Si puedes acceder al productor, ¡mucho mejor!, nada como tener toda la información de primera mano.

Personalmente me inclino por productos de Bauckhof  que están avalados por el grupo Demeter, quien se dedica a la comercialización de alimentos cultivados a través de la agricultura biodinámica.
A mis ojos, Demeter, es sin dudas, una de las marcas más confiables y éticas cuando de alimentos se trata. Sus controles y métodos, generan un alimento de gran poder nutricional, cuidando cada paso del proceso de cultivo, pero sobretodo, son conscientes de la importancia de cuidar el planeta.
En el caso de esta avena, es sembrada y cultivada aquí en Alemania, así es que la he comprado con más ganas, porque de esa manera (aunque parezca insignificante) con mi hábito de compra apoyo la economía local.  Alimentación consciente=compra consciente 🙂

Cómo hornear pan sin gluten

Con el tiempo he aprendido que hornear pan es un arte y que encima sea sin gluten, es el doble de desafiante, pero como casi todo en la cocina, también existen algunos trucos que podemos poner a la práctica para obtener panes sensacionales.
Así es que buscando información en youtube, me encontré con este video que explica al detalle como obtener panes perfectos y aunque es para panes con gluten, se puede aplicar todos estos consejos para hornear nuestros pancitos sin gluten.


Dadas todas las directivas, vayamos a la receta:

Ingredientes:

  • 300 grs de avena sin gluten en copos
  • 200 grs de harina de arroz integral
  • 100 grs fécula de papa
  • 2 cucharaditas de sal marina
  • 630 ml de agua tibia
  • 20 grs de psyllium en polvo
  • 20 grs de semillas de linaza rubia molidas
  • 1 cucharadita de azúcar panela
  • 1 sobrecito de levadura de cerveza en polvo (sin gluten)

Preparación:

1. Colocar los copos de avena en un procesador o una licuadora y batir hasta conseguir una harina fina.
2. En un vaso medidor agregar el agua tibia, el psyllium, la linaza y el azúcar. Mezclar Bien.
3. Añadir la levadura en polvo y dejar activar por 5 minutos ( si fuera levadura fresca 10′)
4. Cuando acabe el tiempo, revolver todo hasta que la preparación quede completamente integrada.
5. En una batidora o procesador, colocar todas las harinas y la sal, darle marcha suave e ir incorporando el líquido anterior muy suavemente. Amasar hasta que este todo bien integrado.
6. Colocar la masa en una mesa, e ir armando los bollitos.


7. Acomodarlos en una bandeja para el horno con un papel para hornear en la base.
8. Espolvorear los panes con un poco de harina de avena y luego darle los cortes en cruz con un cuchillo bien afilado.
9. Cubrir la bandeja con un plástico (para que no pierdan la humedad, es super importante) y dejarlos levar en una lugar a buena temperatura.
10. Encender el horno a 200º C (ver el video arriba, para la optimización del horno -muy importante-)
11. Hornear los pancitos durante aproximadamente 40 minutos, pero ir controlando porque siempre depende la potencia del horno si necesita más o menos tiempo.

Consejito: Para conservar, lo mejor es dentro de una bolsa de plástico y guardarlos en la heladera.

Como siempre, cualquier duda, ya saben que pueden consultarme que encantada los ayudo.

Todo mi amor para ustedes,
Caro.

Menú Navideño- sano y rico – 3era y ultima parte

Menú Navideño

 

¡Hola Sapiens!,
¡Ya tengo lista la última entrega para el menú Navideño! es un Pastel de Verduras y aunque no lo creas esta completamente hecho sin grasas.

Digestiones lentas

Hay muchas personas que tienen cierta sensibilidad  para digerir las grasas, así pues he pensado en ellos.
En el caso de personas con ciertas sensibilidades digestivas siempre les aconsejo tomar alimentos fermentados, como Sauerkraut o vinagre de manzana antes de empezar a comer o bien durante la comida. Muchas veces, el desequilibrio de bacterias genera poca acidez para digerir alimentos, así, estos nos ayudan a crear digestiones menos pesadas y aportar bacterias amigables a nuestro intestino.
Por eso, si es tu caso, con apenas una cucharada de vinagre de sidra de manzana antes de comer o una cucharada de chucrut o sauerkraut en la ensalada, vas a notar una diferencia importante. Sumado a esto es vital que mastiques muy requetebién cada bocado, que en el proceso de la formación del bolo alimenticio, la saliva genera enzimas digestivas que también tiene muchísimos más beneficios como por ejemplo perder peso.

Pastel de verduras sin papa

Ingredientes:

  • 2 tazas de puré de coliflor haz click aquí para aprender hacerlo
  • 1 ramita de apio
  • 1 zanahoria
  • 1/2 pimiento morrón
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 taza de agua
  • 250 grs de champiñones
  • 3 cdas de aceitunas picadas
  • 1/2 cucharadita de pimenton dulce
  • 1/2 cdita de comino
  • sal marina y pimienta a gusto

Para la decoracion (opcional): estrellas de batatas al horno

  • 1 batata grande
  • 1 tomate cortado en cubitos pequeños
  • aceite de olivas extra virgen a gusto
  • arvejas, cantidad necesaria

Procedimiento:

1. Preparar el puré de coliflor como lo indico en esta receta (puedes quitar el ghee si lo deseas) y reservar.

2. Lavar y cortar en cubitos pequeños el apio, la zanahoria, la cebolla y el pimiento morrón.

3. Poner una sartén a fuego medio y cuando este bien caliente agregar todas las verduras cortadas. Mover un poco con una cuchara de madera y agregar de a chorritos el agua hasta llegar a la media taza. Cuando se reduzca el agua agregar la otra mitad, tapar y  cocinar a fuego mínimo (si ves que necesita mas agua agrégale, pero fíjate que la preparación no te quede demasiado jugosa).

4. Agregar los condimentos, las aceitunas. Mezclar .

5. Mientras se cocinan las verduras, limpiar los champiñones y cortarlos en cubitos bien pequeñitos.

6. Agregarlos a la preparación anterior, dejar cocinar por unos minutos. Probar, y si hace falta ajustar los condimentos.

7. Una vez cocida totalmente la preparación, retirarla del fuego y dejar enfriar unos minutos. Aprovechar el tiempo y precalentar el horno a 180º C

8. La preparación alcanza para 8 porciones individuales, pero también puedes hacerla en una fuente pirex. Distribuir las verduras en las fuentecitas y cubrir con el puré de coliflor

9. Hornear por unos 25 minutos y servir caliente.

Para la decoración:

1. Lavar muy bien la batata con un cepillo, pelar, cortar en pedazos finos y con una forma de galletas proceder a cortar las estrellitas.

2. Hornear sin grasas durante aprox. 30 minutos a unos 200ºC

3. Cuando estén doradas retirar del horno y si se gusta pincelar con aceite de olivas extra virgen.

4. Ubicar en el plato junto con las arvejas y los cubitos de tomates.
Agradecer las pequeños regalos que nos da la vida

Y como última cosita he deseado traducir este video para que te ayude apreciar cuantos regalos maravillosos hay en tu vida. Ser un ser agradecido, nos hace ver las cosas mas fáciles, nos pone la mochila más ligera, nos ayuda a perdonar y a sentirnos bendecidos. Agradece cada vez que puedas, no existe momento ideal para hacerlo, simplemente entrégate por unos segundos y veras como lentamente se convierte en un hábito.

Un abrazo enorme para todos y ¡Feliz Navidad!

Caro.

Menú Navideño- super sano y super rico- 2da parte

 menú navideño

Ya está listo la segunda parte de este riquísimo Menú Navideño bien sapiens.

Como en la primera entrega, continuamos bajo el enfoque de la alimentación limpia, que hace mucho hincapié en el consumo de alimentos locales, de temporada y orgánicos, pero sobre todo que la base de tus elecciones alimenticias sean los vegetales.

Esta rica sopa del menú navideño la hice con batata para incluir más variedad de raíces en la dieta, que son una gran fuente de minerales para cuando escasean las frutas que son alimentos del verano.
Si no la consigues, puedes usar cualquier otra verdura como coliflor o brocoli y adicionarle alguna alga marina para mineralizarla.

Como siempre les digo, vayan variando, esta receta es solo una base para que tu creatividad se dispare. Todo esta permitido, siempre y cuando sigas enfocado en las bases de la alimentación limpia.

Bueno, aquí está esta sopita del menú navideño y si aún no viste la primera parte puedes hacer click aquí 

Sopa de batata con pop amaranto 

Ingredientes:
1 cebolla en cubos pequeños
1 cucharadita de jengibre rallado
2 cditas de aceite de coco
1 batata/camote grande, o dos pequeñas
1 litro de caldo de verduras (o el que más desees)
165 ml de crema de coco
Sal del himalaya o marina al gusto
1 cucharadita de garam masala
1/2 cucharadita de cúrcuma
2 cucharadas de pop amaranto (haciendo click en el enlace puedes hacerlo en casa)
opcional: unas gotitas de aceite de sesamo tostado, trufas o nueces del bosque.
opcional 2: cilantro picado para decorar.
opcional 3: pimienta cayena

Procedimiento

1. Poner una olla a fuego medio, agregar el aceite de coco, la cebolla y la sal. Sofreír suavemente.
2. Pelar la batata y cortarla en cubitos pequeños. Agregarlas al sofrito y mezclar.
3. Acto seguido agregar el caldo de verduras, el garam masala, la curcuma, el jengibre y la sal (Si te gusta la comida picantita, es el momento ideal para agregarle la pimienta cayena, le da un sabor glorioso). Tapar y dejar cocinar a fuego medio bajo.
4. Cuando esté la batata cocida (pruébala) agrega la preparación a una licuadora y añadir la crema de coco. Batir a máxima potencia y volver a poner la preparación en la olla. Dejar cocinar unos 5 minutitos más a fuego mediano bajo.
5. Probar y adicionarle sal o más condimentos si así lo prefieres (esto te lo dejo a tu gusto)
6. Servir en un plato y decorarlo con el pop amaranto, el cilantro picado y unas gotitas del aceite que más te guste.

¡ Y listo!, super rápida, deliciosa, llena de nutrientes  y genial para calentar el cuerpo para todos los que vivimos de este lado del mundo.

El miércoles (no te olvides) estaré poniendo la última receta de este menú (el postre ya esta publicado en esta revista que puedes obtener en forma gratuita click aquí ).

pastel-de-papas

Feliz como una perdiz  de tener la posibilidad de darte una rica opción para estas navidades, me dispongo a disfrutar de este 4to domingo de advientos ( bien frío en Alemania) con toda mi familia.

Con todo mi amor,
Caro.